Egipto condena a 170 partidarios de Morsi

Dos tribunales egipcios condenaron el domingo a 170 supuestos partidarios del derrocado presidente Mohamed Morsi por cargos vinculados con ataques violentos el año pasado. Es el más reciente juicio colectivo en la nación antes de las elecciones presidenciales de este mes.

Las condenas en los tribunales de El Cairo y la ciudad de Kafr el-Sheij, en el Delta del Nilo, prolongan una serie de procesos en los últimos meses en los que centenares de personas a quienes la justicia identificó como partidarios de Morsi fueron sentenciadas a muerte o a prisión.

En algunos casos, los fallos se produjeron después de apenas dos audiencias, lo que ha suscitado críticas de defensores de los derechos humanos y gobiernos extranjeros a medida que el gobierno interino, apuntalado por los militares, sigue reprimiendo a los partidarios de Morsi y su Hermandad Musulmana.

El tribunal de Kafr el-Sheikh condenó a 127 personas por invadir e incendiar una iglesia, una estación policial y un estadio deportivo para vengar la muerte de cientos de islamistas en agosto, según una declaración del fiscal principal. Fueron sentenciados a 10 años de cárcel. Cinco menores todos de 17 años, recibieron sentencias de un año en suspenso, agregó.

El segundo tribunal en El Cairo sentenció a 37 personas a 15 años de cárcel por participar en un intento de volar una estación de subterráneo en El Cairo el año pasado, además de vandalismo, posesión ilegal de explosivos, armas y municiones, como también perturbación del transporte público y privado, dijo la declaración.

Un muchacho de 16 años recibió una sentencia de tres años en el mismo caso. El tribunal también multó a todos los acusados con 20.000 libras egipcias (2.800 dólares).

Hasta ahora, las autoridades han detenido a unos 16.000 partidarios de la Hermandad, incluso Morsi y la mayoría de los líderes del grupo, después que los militares derrocaron a su gobierno el 3 de julio. Muchos de ellos están procesados por cargos que incluyen espionaje, incitación al asesinato y corrupción.

En abril, un juez sentenció al líder espiritual de la Hermandad, Mohamed Badie y otros 682 a muerte, lo que provocó una reacción mundial. Sin embargo, los juicios han continuado y muchos egipcios parecen respaldar las enérgicas medidas como un medio de contener la agitación que sacude Egipto desde la revuelta de 2011 contra Hosni Mubarak.

El domingo, un juez dijo que anunciará un fallo el 7 de junio en un caso que involucra a Badie y otros 47 acusados de bloquear una importante carretera al norte de la capital en una ola de protestas en el verano pasado.