Vietnam acalla las protestas antichinas

Vietnam acalló el domingo las protestas antichinas con una movilización masiva de efectivos de seguridad después que una serie de motines mortíferos desencadenados por una disputa territorial con China alarmó tanto a los inversionistas extranjeros como al gobierno autoritario.

Mientras los buques patrulleros de ambas naciones seguían en un tenso estancamiento cerca de una plataforma petrolera submarina china en un sector disputado del Mar del Sur de la China, el gobierno chino dijo que evacuó a 3.000 de sus ciudadanos de Vietnam y anunció el envío del primero de cinco barcos para evacuar a otros que quieran irse.

China dijo además que suspendía algunos de sus planes bilaterales con Vietnam y aconsejó a los chinos no visitar Vietnam.

La decisión china de emplazar la plataforma petrolera el 1 de mayo ha sido considerada una de sus medidas más provocativas en su campaña por afirmar su soberanía sobre las aguas. Indignó a Vietnam y causó la mayor tirantez en las relaciones entre los dos vecinos en años.

Las tensiones han aumentado entre las dos naciones pese a compartir una ideología políticas. Las dos son gobernadas por regímenes comunistas que desde la década de 1990 han abrazado el capitalismo de libre mercado reteniendo a la vez grandes sectores en poder del estado y poderosos sistemas de seguridad interna.

El fin de semana pasado, Vietnam permitió protestas antichinas que atrajeron a millares de personas, una medida inusual que le permitió amplificar la indignación estatal contra China, pero fue un acto riesgoso: grupos disidentes se sumaron a las protestas, que el martes y miércoles devinieron en motines y ataques a fábricas propiedad de chinos, aunque muchos también destruyeron propiedad de taiwaneses. Dos ciudadanos chinos murieron y más de cien resultaron heridos.

El aparato vietnamita de seguridad se aseguró el domingo que no hubiese más protestas con la movilización de miles de policías y efectivos de seguridad en las calles de Ho Chi Minh y la capital Hanói. Según activistas, se apostaron policías frente a las casas de disidentes conocidos para impedirles salir.

En Ho Chi Minh, la policía detuvo a varios manifestantes después de sacarlos a rastras de un parque cercano a la catedral. En Hanoi, las autoridades cerraron las calles circundantes de la embajada china y un parque cercano, mientras la policía retiraba a empellones a manifestantes y periodistas por igual.

"Deseo manifestar el mensaje de que si no detenemos a China hoy, mañana será demasiado tarde", dijo el manifestante Dao Minh Chu, mientras era retirado del parque, donde la semana pasada unas 500 personas se congregaron sin interferencia de la policía. Las protestas tuvieron amplia repercusión en la prensa estatal, en un indicio claro de aprobación del gobierno.

___

Dinh reportó desde Ho Chi Minh, Vietnam. Los periodistas de The Associated Press Louise Watt y Henry Hou en Beijing contribuyeron a este despacho.