Heat y Pacers listos para una nueva batalla

Indiana y Miami pasaron toda la campaña escuchando sobre la posibilidad de una revancha.

El domingo, los pesos completos de la Conferencia del Este se encontrarán en el combate más intrigante del año.

Ahí está el posible duelo directo entre el mejor jugador del planeta, LeBron James, y la próxima superestrella de la NBA, Paul George. También está la batalla de los sectores, entre los excelentes tiradores perimetrales de Miami y la rudeza en la pintura de Indiana.

Además, flotará en el aire el antecedente de que Miami eliminó a Indiana en las últimas dos postemporadas pese a que los Pacers presionaron al Heat mucho más de lo esperado en ambas ocasiones. Y por supuesto, todos quieren ver si los jóvenes contendientes evitarán el tricampeonato de Miami.

"Los dos mejores equipos del Este. Así de sencillo", dijo James. "Ambos defienden a gran nivel, ambos comparten el balón y ambos juegan en la pintura. Ambos equipos tienen el deseo de ganar, y es por eso que es tan parejo".

En la segunda ronda de 2012, los Pacers tomaron ventaja de 2-1 solo para ceder los siguientes tres juegos al Heat, que se encaminó al primer campeonato de la era de James, Dwyane Wade y Chris Bosh.

El año pasado, Indiana sorprendió a todos, al llevar al Heat al borde de la eliminación antes de desmoronarse en un séptimo encuentro mientras Miami se encaminaba al bicampeonato.

Esta temporada, los Pacers hicieron su prioridad terminar con la mejor marca de la conferencia y asegurarse de que Miami tuviera que jugar fuera de casa en caso de un séptimo duelo.

Sin embargo, los expertos favorecen a Miami, que barrió a Charlotte en la primera ronda y venció 4-1 a Brooklyn en la segunda.

En contraste, Indiana ha sudado la gota gorda. Tuvo que ganar los últimos dos compromisos de la serie para vencer 4-3 a Atlanta en la primera ronda y se impuso 4-2 a Washington después de dejar que pasara la oportunidad de liquidar la serie en casa en un quinto encuentro.

"Creo que no nos gusta ser los favoritos", dijo el escolta Lance Stephenson. "Nos gusta que todos hablen de nosotros. Creo que nos hace jugar un poco mejor. Creo que nos hace esforzarnos más. Que todos hablen de nosotros nos mantiene unidos y concentrados en el vestidor. Nos hace más fuertes".