Atlético gana su primera liga española desde 1996

A golpe de coraje y superando las más adversas condiciones, como a lo largo de toda su mágica temporada, el Atlético de Madrid rescató un empate de oro 1-1 en cancha del Barcelona y se coronó campeón de la liga española tras nueve años de dominio entre el equipo catalán y Real Madrid.

La igualada, peleada hasta el final sin titulares importantes y en territorio enemigo, le valió al equipo que dirige el argentino Diego Simeone para levantar su primer campeonato desde 1996, cuando el "Cholo" ejercía de futbolista rojiblanco y también ganó la Copa del Rey.

Fueron sus jugadores los que acabaron en esta ocasión tendidos, emocionados y abrazados, sobre el césped del conquistado Camp Nou, que acabó entregado al equipo colchonero e incluso coreando su nombre.

Los hombres de Simeone esperan repetir gesta yendo por un doblete aún más importante, ya que el próximo sábado el Atlético enfrenta al Real Madrid en la final de la Liga de Campeones en Lisboa.

"Hicimos historia. Es un triunfo para la gente humilde y pienso en un montón de gente que no estuvo pero nos empujó desde arriba", dijo Simeone en alusión al desaparecido ex entrenador rojiblanco Luis Aragonés. "Este triunfo significa que se puede ganar de diferentes maneras. Es un triunfo para el fútbol mundial, y otros se animaran", consideró.

El Valencia, en 2004, fue el anterior equipo que rompió el duopolio del Barcelona y el Madrid en la liga española.

"Pensamos que somos merecedores. De esta manera (sufriendo) nos gusta más ganar la liga. Junto con nuestra afición tuvimos una temporada brillante", expresó el zaguero Filipe Miranda.

El Atlético, líder en las últimas diez fechas ligueras, había dilapidado su ventaja en las dos anteriores, en que cosechó una derrota y un empate, resucitando al Barsa del también argentino Gerardo Martino, quien se despidió oficialmente de la entidad azulgrana sin mayor título que la Supercopa de España tras un año al timón.

Los azulgranas necesitaban una victoria para igualar los 89 puntos con que inició la 38va fecha el Atlético, y se adelantaron gracias a un golazo del chileno Alexis Sánchez los 33 minutos; pero el uruguayo Diego Godín niveló a los 49 por el conjunto de Simeone, campeón con 90 unidades finales por las 87 del Barsa, monarca anterior.

"El futbol ha hecho justicia. Aguantar 38 jornadas a Barsa y Madrid fue difícil, pero hemos hecho un trabajo impresionante", comentó Godín.

Al cierre de una temporada de ensueño, el Atlético se sobrepuso a las prontas lesiones del goleador Diego Costa y el creativo Arda Turan en un épico partido para levantar la décima liga de su historia antes de jugar la final de Champions.

"El Cholo es la garra, el reflejo donde nos miramos todos. Con un montón de guerreros se consigue este título", declaró el delantero David Villa.

El arquero Thibaut Courtois, propiedad del Chelsea, manifestó que "si me voy, el Atleti siempre estará en mi corazón. Han sido tres años increíbles".

El Madrid quedó finalmente tercero en el campeonato, también a tres puntos del nuevo rey colchonero.

Martino anuncio su marcha del Barsa tras el cotejo, no sin antes felicitar al campeón. "Nos encontramos al Atlético seis veces (cinco empates y una victoria rojiblanca en la temporada) y fueron mejores", reconoció.

El central Javier Mascherano también deslizó que podía haber disputado su último partido como azulgrana. "No sé qué haré en el futuro, pero aquí se acaba un ciclo", declaró el argentino.

Su compañero Andrés Iniesta, visiblemente afectado tras cerrar la primera campaña sin títulos importantes desde la 2007-08, consideró que "el Atlético es justo campeón. Es una decepción de temporada. Se acaban muchas cosas".

El Camp Nou se vistió de gala para la gran final y el Atlético practicó desde el arranque la presión avanzada, buscando también sacar rédito a las jugadas a balón parado. Pero sobre el cuarto de hora, el plan del líder sufrió su primer revés al resentirse Costa de sus problemas musculares.

Entró Adrián López por el hispano-brasileño pero el plan se mantuvo, con repliegue defensivo solidario en la marca del argentino Lionel Messi, ofuscado en la mayoría de sus acciones, sin ritmo y escasas ideas.

Al poco cayó el segundo golpe para el Atlético con la lesión de Turan, quien se unió a un desconsolado Costa en la banca rojiblanca, mientras Simeone no se lo acababa de creer y llamaba a Raúl García.

Cuando más pareció asentarse el Atlético, apareció la diestra de Sánchez, sin apenas ángulo, para reventar la pelota y transitoriamente la liga, cambiando radicalmente el escenario, pues el gol significó también la primera ventaja del Barsa en sus seis enfrentamientos con el Atlético.

Pero los de Simeone reaccionaron con bravura al tercer mazazo en poco más de media hora, encerrando al cuadro local en los minutos siguientes y alcanzando el descanso en desventaja pero mejoradas sensaciones y saldo de tiros de esquina a favor.

La estrategia le acabó dando la liga al Atlético tras la reanudación, cuando Godín saltó más alto que toda la defensa azulgrana y su cabezazo imperial, picado a un lado, subió la histórica igualada al marcador.

Apenas un zapatazo tardío de Dani Alves contabilizó como ocasión local en la segunda mitad, condenando al vigente y desfondado campeón, y alzando a la gloria al Atlético y Simeone, manteado por sus jugadores sobre el césped de un rendido Camp Nou.