Phelps vuelve a la cima en Charlotte

Michael Phelps llegó a la orilla, sacó su cabeza del agua y de inmediato observó la pizarra. Había un "1'' junto a su nombre, y eso lo hizo sentirse bien.

Por primera vez desde su supuesto adiós en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, Phelps estuvo el viernes en la cima del podio. Consiguió una sencilla victoria en los 100 metros mariposa en el Grand Prix de Charlotte, mientras su acérrimo rival Ryan Lochte observaba desde el área de palcos, con una protección en su lastimada rodilla izquierda.

Phelps se impuso a una extenuante jornada en las preliminares matutinas en las que también nadó los 200 metros libres y se limitó a una competencia por la tarde. Incluso cuando no mejoró su tiempo en relación a su primera competencia de regreso, en la que terminó segundo detrás de Lochte en Mesa, Arizona el mes pasado, fue otro paso importante en camino a un lugar en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

De una u otra forma, Phelps demostró que sabe cómo llegar primero.

"Ha pasado tiempo", dijo. "Es bueno ver el primer lugar junto a tu nombre. Es bueno volver a estar en ese sitio. Es el primero que consigo desde que regresé. Ojalá y pueda ligar algunos".

Con una excelente partida y una cómoda ventaja en la última vuelta, Phelps consiguió un cómodo triunfo con 52.13 segundos y casi medio cuerpo de ventaja sobre el segundo lugar, Pavel Sankovich, representante olímpico de Bielorrusia en 2012.

Phelps igualó con exactitud su tiempo conseguido en Arizona, pero esta vez tuvo la piscina para él solo. Lochte se esforzó de más en Mesa y se agravó su dolor de rodilla, quirúrgicamente reparada, por lo que los médicos le aconsejaron un poco de reposo.

Cuando se le preguntó si hubiera vencido a Phelps, Lochte sonrió.

"No", dijo sujetando su pierna izquierda. "Tengo una protección en la rodilla".

Asumiendo que Lochte recupere salud, habrá muchas oportunidades de competir este verano. Hay dos competencias importantes en agosto: el campeonato nacional en el Sur de California y los campeonatos Pan Pacific en Australia, donde se determinará el equipo para el Mundial de Rusia en 2015.

"Siempre es bueno que compita alguien como él", dijo Phelps. "Aun cuando digo que no presto atención a lo que hacen los demás, ambos odiamos perder ante el otro. Es muy bueno competir con él. Generalmente nos presionamos el uno al otro al máximo".

Phelps se enfila a un campamento de altura de un mes de duración en Colorado la próxima semana, con el objetivo de mejorar su resistencia, y buscará un programa más extensivo en la última prueba de Grand Prix de la temporada en Santa Clara, California a finales de junio. Posiblemente se mantenga apegado a los 100 metros mariposa y tal vez intente otros 200 metros libres e incluso vuelva a una de sus mejores pruebas, los 200 combinados.

"Santa Clara será mi primer evento completo", admitió Phelps. "Tendremos una mejor idea de lo que puede soportar mi cuerpo, nadar en varias pruebas y nadar cada día. Es algo que estoy ansioso por hacer".

Regresó a casa luego de un solo día de competencias en Charlotte, contento con lo realizado en su siguiente meta en su retorno a la piscina.

"Me sentí mejor que en Mesa. Me sentí más relajado", señaló. "Fue bueno estar en dos pruebas".