Enfrentamientos dejan 24 muertos en este de Libia

Fuertes combates en el este de Libia entre tropas del ejército leales a un general rebelde y dos milicias dejaron 24 muertos el viernes, mientras el jefe de las fuerzas armadas del país dijo que la ofensiva lanzada sin aprobación del gobierno es "un golpe de Estado".

Aviones y helicópteros militares, al parecer bajo el comando del general Khalifa Hifter, sobrevolaron la ciudad de Bengasi, dijeron funcionarios de seguridad libios. En tierra, las tropas de Hifter asediaron las bases de la milicia islámica Rafalá al-Sahati y de una milicia conocida como 17 de Febrero, dijeron los funcionarios, que hablaron a condición de preservar el anonimato.

Los choques mataron al menos a 24 personas, de acuerdo con varios funcionarios de salud en hospitales en la ciudad. Un total de 124 personas resultaron heridas, agregaron.

Mohammed al-Hegazi, portavoz de Hifter, le dijo a la televisora Al-Ahrar que algunas unidades militares se sumaron a Hifter y sus fuerzas en la lucha contra la milicia islamista.

Dijo que la operación, llamada "Dignidad de Libia", incluye tropas de la fuerza aérea y fuerzas especiales. Al-Hegazi dijo que las fuerzas de Hifter controlan ahora las dos bases de las milicias.

Los "choques no cesarán hasta que la operación logre sus objetivos", dijo al-Hegazi. Dijo que fuerzas militares basadas en el aeropuerto de Bengasi se sumaron a Hifter, si bien no fue posible verificar esas aseveraciones. Imágenes de video de The Associated Press en Bengasi mostraron al menos un helicóptero militar sobrevolando la ciudad, con un trasfondo de cañoneos.

Ismail al-Salabi, comandante de la Rafallah al-Sahati, dijo desde Bengasi que el ataque era un golpe y negó que las bases de la milicia hayan sido tomadas. Otro comandante, Fathi al-Obeidi, dijo que el ataque de Hifter era "una rebelión contra revolucionarios, el Estado y la revolución legítima".

De acuerdo con la agencia noticiosa estatal LANA, Milad al-Zowi, portavoz de las fuerzas especiales, negó que sus tropas hubiesen participado.

En tanto, el mayor general Abdel-Salam Gadallah al-Obeidi, jefe del estado mayor de las fuerzas armadas libias, dijo que las tropas que lanzaron el ataque en Bengasi estaban bajo el control de Hifter. Pero no mencionó versiones de que tropas federales estaban combatiendo del lado de Hifter.

Al-Obeidi dijo que prohibirá que las tropas del gobierno se sumen a Hifter, sin dar más detalles. Al-Obeide indicó posteriormente que los acontecimientos en curso eran "un golpe de Estado".

El primer ministro interino Abdulá al-Thani señaló más tarde que solamente un avión de combate atacó las milicias sin permiso del gobierno, además de unos 120 vehículos del gobierno cargados de armas.