Condenan pandillero a 130 años de cárcel

Veintitrés pandilleros del Barrio 18 fueron condenados el viernes a largas penas de prisión por su participación en al menos 13 homicidios, perpetrados en la periferia sur de la capital salvadoreña.

Fiscales de la Unidad Especializada Antipandillas y delitos de Homicidios responsabilizaron a la organización criminal de 10 homicidios, más tres casos de victimas cuyos cuerpos fueron encontrados enterrados en cementerios clandestinos.

Los fiscales destacaron que entre las víctimas de la pandilla figura una joven de 14 años identificada como Silvia Guadalupe, asesinada en enero de 2012.

Según un testigo protegido por el Tribunal, la joven fue decapitada, su cabeza fue tirada en un río, mientras que el cuerpo fue desmembrado y enterrado en la zona rural de Panchimalco, donde un año después del crimen se logró recuperar parte de los restos humanos.

Al finalizar la vista pública en el Tribunal Especializado de Sentencia de San Salvador condenó a 130 años de cárcel a Will Alonso Vásquez Andrés, alias "Huevo" o "Scripi", considerado un palabrero (cabecilla) de la pandilla en la zona del municipio de Panchimalco, en la periferia sureste de la capital.

Sin embargo, la ley contempla un máximo de 40 años de cárcel.

El Tribunal también condenó a Samuel Omar Blanco Beltrán, "Bobi", considerado como otro de los palabreros del barrio 18 en Panchimalco.

Blanco Beltrán deberá de cumplir una condena de 40 años de cárcel homicidio y otros 9 años por agrupación ilícita. Los 21 pandilleros restantes fueron condenados a 30 años de prisión.

Según las autoridades, los pandilleros están involucrados en la mayoría de crímenes que se cometen en el país. El 70% de los homicidios se atribuye a las pandillas y un 49% de las víctimas corresponde a miembros de esas estructuras criminales.

Según los registros de la policía, en 2012 se contabilizaron 2.543 homicidios, y en 2013 hubo 2.492 muertes violentas.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 70.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 están presos.