Polémica en México por salarios de maestros

Un estudio que asegura que los salarios de los maestros mexicanos no son tan bajos cómo se ha pensado y que hay algunos que incluso ganan más que el mismo presidente ha causado agitación en México, donde autoridades y el sindicato magisterial rechazan su veracidad.

El estudio divulgado esta semana por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), una asociación civil de análisis de políticas públicas, de inmediato fue recogido por varios para apuntar sus críticas a un sistema educativo que por décadas se ha caracterizado por la opacidad sobre los ingresos de los profesores.

La Secretaría de Educación Pública restó seriedad el viernes al informe y aseguró que contiene varias irregularidades que solo demuestran su falta de rigor.

Por su parte, el instituto sostuvo sus conclusiones surgieron a partir de la consulta de documentos de la propia autoridad oficial.

"El análisis atribuido al IMCO carece de seriedad y de rigor", afirmó Enrique del Val Blanco, subsecretario mexicano de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas.

En un mensaje a la prensa en el que no aceptó preguntas, el funcionario refutó algunos de los casos que el instituto presentó.

Por ejemplo, el caso del profesor Adolfo Zenteno Ramírez de Oaxaca, en el sur y uno de los estados más pobres del país, que el IMCO señaló que tenía un sueldo mensual de 603.000 pesos (unos 46.600 dólares).

Del Val aseguró que el maestro en realidad recibe al mes un salario de 45.475 pesos (unos 3.500 dólares) más 23.000 pesos (alrededor de 1.780 dólares) en prestaciones, y que "por errores administrativos fue omitido de la nómina por casi nueve meses", por lo que cuando se dieron cuenta tuvieron que pagarle en una exhibición poco más de 600.000 pesos.

El funcionario aseguró que solo ocurrió en una ocasión.

El estudio del instituto también encontró que en el estado central de Hidalgo había 1.441 maestros con más de 100 años y que nacieron el mismo día, mes y año.

Del Val aseguró que el IMCO interpretó mal la información, pues en la nómina estatal se colocó "12/12/12" como una clave para identificar a los trabajadores que les descuentan pensión alimenticia y no como fecha de nacimiento.

Pero el funcionario no hizo referencia ni refutó otros datos presentados por el instituto, como que al menos 70 profesores ganan más que el presidente Enrique Peña Nieto, es decir por arriba de los 193.458 pesos (cerca de 15.000 dólares) mensuales.

Las afirmaciones y refutaciones derivadas del estudio muestran las inconsistencias y falta de transparencia en el sistema educativo básico, que por años estuvo bajo un poderoso control sindical, al que se busca poner fin por medio de una reforma aprobada recientemente.

"Esto evidencia el desorden que tienen ahí (en el sistema educativo), el caos", dijo a The Associated Press Alejandro Ocampo, experto en educación y profesor de la universidad privada Tec de Monterrey.

Dijo que más allá de los comentarios en uno y otro sentido, los datos utilizados en el estudio provienen directamente de documentos oficiales, por lo que "en teoría deberían ser confiables".

El propio Del Val reconoció que son varios los documentos sobre los ingresos de los profesores, lo cual ocurre desde 1992 cuando en México se implementó una reforma que permitió que cada uno de los 31 estados del país manejara datos de sus profesores, incluida la nómina.

Con la más reciente reforma educativa de 2013, uno de los cambios es que la nómina salarial sea una sola y esté bajo control del gobierno federal.

En México impera desde hace mucho la idea de que los maestros de educación básica son de los profesionistas peores pagados.

Ocampo comentó que esa idea no es correcta, pues justo desde la reforma de la década de 1990 comenzó a mejorarse la situación económica de los maestros.

Para el experto, el debate provocado por el estudio del instituto "nos tiene que llevar a la urgente necesidad de transparencia del gobierno".