Aprueban reconocimiento a desnacionalizados

La Cámara de Diputados de República Dominicana aprobó el viernes el proyecto enviado por la presidencia para validar la nacionalidad dominicana de los miles de hijos de extranjeros, en su mayoría descendientes de haitianos, a quienes el Tribunal Constitucional ordenó anularles la ciudadanía.

La iniciativa deberá ser ratificada por el Senado.

"Quiera Dios que me lo devuelvan (la nacionalidad) a mí y a miles, miles de hijos de inmigrantes", dijo a The Associated Press Juliana Deguis Pierre, de 29 años, a quien las autoridades le niegan sus documentos de identidad por ser hija de inmigrantes haitianos sin permiso de residencia y que por disposición del Tribunal Constitucional enfrenta un juicio para anularle la nacionalidad.

El proyecto enviado por el presidente Danilo Medina pretende validar los derechos y la ciudadanía de miles de afectados por una sentencia inapelable del Tribunal Constitucional que en septiembre del 2013, al fallar el caso de Deguis Pierre, respaldó una serie de medidas adoptadas por el registro civil desde 2007 en contra de los descendientes de inmigrantes haitianos.

El registro ha retenido las actas de nacimiento y los documentos de identidad de los hijos de inmigrantes haitianos por considerar que habían sido registrados de forma fraudulenta para obtener la nacionalidad dominicana.

El Tribunal Constitucional también ordenó abrir juicios individuales para anular de forma definitiva la nacionalidad a todos los nacidos en el país desde 1929 cuyos padres extranjeros no tuviesen permiso de residencia.

Deguis Pierre, por no obtener una copia certificada de su acta de nacimiento y de su cédula de identidad, no ha podido registrar el nacimiento de ninguno de sus cuatro hijos y perdió su trabajo como empleada doméstica.

Por la falta de documentos tampoco pudo viajar a Washington para narrar su situación en una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El primer ministro haitiano Laurent Lamothe expresó a través de su cuenta en Twitter su reconocimiento a la propuesta enviada por Medina al Congreso. El proceso de desnacionalización había generado una de las mayores fricciones de los últimos años entre ambos países que comparten la isla caribeña La Hispaniola y una historia de 200 años de tensiones. República Dominicana se independizó en 1844 mediante una guerra, tras 22 años de ocupación haitiana.

A través de la mediación del gobierno de Venezuela y con observadores de Naciones Unidas, la Unión Europea y la Comunidad del Caribe, República Dominicana y Haití comenzaron en enero una serie de reuniones a fin de distender sus relaciones y discutir proyectos bilaterales. En la segunda reunión celebrada en febrero el gobierno dominicano se comprometió a elaborar una ley para solucionar la situación de los desnacionalizados.

Durante la sesión extraordinaria del viernes, los diputados declararon la pieza de urgencia y determinaron que no fuese enviada a una comisión especial para su estudio, a fin de aprobarla con mayor celeridad. Tras dos lecturas consecutivas, la aprobaron por unanimidad y sin modificaciones los 161 legisladores presentes en el momento de la votación, de los 190 que componen la cámara.

El proyecto también propone que para aquellos que por diferentes razones nunca fueron inscritos en el registro civil, se establezca un régimen especial que les permita regularizarse como extranjeros con permiso de residencia y en un plazo de dos años optar por la naturalización.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, que ha criticado de forma reiterada el proceso de desnacionalización, manifestó en un comunicado fechado en Washington su satisfacción por la iniciativa, pero expresó su preocupación al considerar que el proyecto también debería de beneficiar "a la mayoría de personas afectadas por la decisión del Tribunal (Constitucional), que no están inscritas" en el registro civil.

"Todos sabemos que en el registro civil no todo mundo está registrado", recordó María Martínez, una de las abogadas que representa a Deguis Pierre.

El grupo Reconoci.do, que cuenta con el apoyo organismos internacionales de derechos humanos, explicó que el proyecto de ley "no es suficiente" aún para la restitución de los derechos de quienes nunca fueron inscritos en el registro civil, muchas veces por la negativa de las propias autoridades.

"Hemos avanzado, hemos dado un gran paso", tuiteó Ana María Belique, vocera del movimiento Reconoci.do e hija de inmigrantes haitianos.

Diversos organismos de derechos humanos estiman, con base en una encuesta de Naciones Unidas, que cerca de 210.000 descendientes de haitianos perderán la nacionalidad, además de otros 35.000 descendientes de inmigrantes de otros países. La junta electoral, que administra el registro civil, asegura que sólo 24.000 serán afectadas y de ellas, sólo 13.000 son descendientes de haitianos.

El partido aliado del gobierno Fuerza Nacional Progresista y que ha sido uno los principales defensores del proceso para anular la nacionalidad de los hijos de inmigrantes consideró que el proyecto es inconstitucional, al considerar que la única forma de que los afectados por el fallo del Tribunal Constitucional sean reconocidos como dominicanos es mediante la naturalización.

El proceso de desnacionalización se encuentra bajo análisis de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y había sido cuestionada por diversas agencias de Naciones Unidas y organismos de derechos humanos.

___

Ezequiel Abiú López está en Twitter como: https://twitter.com/Ezequiel_Abiu