Santos gana bronce pese a una fatídica salida

Con 19 años, Luguelín Santos ya puede presumir de una medalla olímpica de plata y ahora con un bronce en los 400 metros de un Mundial. Pero el dominicano aprendió el martes una dura lección en su precoz trayectoria en el atletismo: no se puede tener una mala largada.

"No confié en mí y no fue hasta el final que pude dar mi mejor esfuerzo", dijo Santos tras su tercer lugar por detrás de los estadounidenses LaShawn Merritt y Tony McQuay.

Con un tiempo de 43.74 segundos, el más rápido del año, Merritt se proclamó campeón del mundo por segunda vez tras hacerlo en Berlín 2009. Aventajó por más de medio segundo a McQuay, quien fijó 44.40.

Santos marcó 44.52, su mejor registro de la temporada. Hace un año, al ganar la plata olímpica en Londres, el dominicano cronometró 44.46.

Lo llamativo de todo es que Santos estuvo lastrado la noche del martes en el estadio Luzhniki con un pésimo inicio de carrera. Su reacción en la salida, de 0.350, fue la peor de los ocho finalistas.

Pero con un estupendo remate en la recta final, Santos remontó desde el séptimo lugar para darle a la República Dominicana su primera medalla en Moscú.

"Me dormí un poco en la primera parte", se lamentó Santos. "La salida no fue buena, hoy fue la peor de todas. Fue falta de confianza".

"He aprendido muchas cosas", añadió. "La próxima vez no me va a pasar lo mismo".

El Mundial aún no se acaba para Santos. El plan original era competir en los 200 metros y el relevo 4x400, pero indicó que renunciará a la primera prueba para concentrarse en la posta larga.

También trazó sus objetivos para la próxima temporada, incluyendo la participación en el mundial bajo techo en Polonia, en busca de consolidarse en la elite. Y entre ceja y ceja tiene la meta de bajar a los 43 segundos.

La sorpresa de la final fue el fiasco del granadino Kirani James, el vigente campeón del mundo y olímpico, al hundirse en un séptimo lugar.

"Me siento mal por él, que no pudiera rendir con su mejor nivel", dijo Santos. "Pero todavía somos muy jóvenes".