Teri de Le Butcherettes dice adiós a las culpas

Con "Cry is for the Flies", el segundo disco de Le Butcherettes, Teri Gender Bender exorcizó sus demonios del pasado.

"Me costó grabar y hacer este disco, pero aquí está", dijo la cantante mexicana nacida en Denver, cuyo verdadero nombre es Teresa Suárez, en una entrevista telefónica desde Los Ángeles. "Cargaba una energía negativa, pero ya no. Lo grabé hace dos años y no estaba segura de (lanzarlo), pero decidí hacerlo ahora. Fue como encuerarme, como decir 'Ya no me importan las cosas malas, ya lo superé'''.

"Cry is for the Flies" llegó a las tiendas el jueves, el mismo día que Suárez cumplió 25 años. Es igual de potente pero mucho más oscuro que "Sin Sin Sin" de 2011, el cual era una mezcla más directa de garage, punk, psicodelia y performance art.

Su nuevo disco es un viaje que empieza con la explosiva "Burn the Scab"; que se queda sin música a la mitad para que el rockero y presentador de radio estadounidense Henry Rollins (Black Flag) tenga un monólogo sobre la culpa, y termina con la pieza que da nombre al disco, donde Suárez suena aliviada y lista para seguir pisando fuerte.

"Ya no hay presiones", dijo Suárez. "Escribo lo que quiero y hago lo mío, sin preocuparme en si mi música va a tener impacto y sin sentirme culpable por nada".

Las culpas que acarreó Suárez por años tuvieron orígenes diversos: el haberse alejado de México, su familia y sus amistades, la muerte de la madre del rockero Omar Rodríguez-López en 2012 (justo cuando producía el disco de Le Butcherettes) y, especialmente, la muerte del padre de Suárez en 2003, cuando ella tenía 13 años.

"Las últimas palabras que le dije fueron cosas muy feas y voy a cargar con eso por toda la vida", dijo Suárez quien poco antes de que falleciera tuvo una discusión con su padre. "Le dije lo que dice una chica tonta y malcriada. Cuando murió, gran parte de mí murió ese día. Así aprendí que tienes que apreciar a la gente que amas".

La intervención de Rollins, "Moment of Guilt", fue escrita y recitada por Rollins a pedido de Suárez.

"Ese hombre es súper bueno con las palabras", dijo Suárez. "Me hizo sentir bien y sentí que por fin pude (cicatrizar heridas). Adiós culpa, no voy a dejar ser afectada por ella".

Rodríguez-López, el guitarrista de The Mars Volta, también estuvo detrás de "Sin Sin Sin" y su sello Nadie Sound editó "Cry for the Flies". Fue también el que descubrió a Le Butcherettes cuando eran un dúo en Guadalajara en 2008.

"En esa ocasión, se cortó la luz y nosotras seguimos tocando", dijo Suárez, quien se mudó a Guadalajara a los 14 años. Sus primeros conciertos la mostraban con un delantal ensangrentado al estilo de una carnicera y a veces besando una cabeza de cerdo en el escenario. "(Después del apagón) yo cantaba con un megáfono y cabeza de cerdo, y (Auryn Jolene estaba) en la batería".

Rodríguez-López contrató a una versión reformada y ampliada de la banda (aunque sin Jolene), y luego de "Sin Sin Sin" Le Butcherettes dejó su huella en el festival South By Southwest de 2011, cuando el Los Angeles Times la nombró la mejor banda de esa edición.

Tras su primer álbum, Suárez acompañó a Rodríguez-López en Bosnian Rainbows y Antemasque (cuyo primer disco sale en julio). Pero su proyecto principal sigue siendo Le Butcherettes, cuya gira empezará en el verano boreal con Lia Braswell en la batería, Suárez en la guitarra y teclados y un bajista por confirmar.

La explosiva cantante, que ha dejado los delantales con sangre, pero no la ferocidad y el erotismo sobre el escenario, ya no quiere mirar atrás, y "Cry is for the Flies" le ayuda a reconciliarse con el pasado.

"En Denver me miraban mal por hablar español y en México era muy callada por el trauma de la muerte de mi padre", dijo Suárez, quien se ha presentado varias veces en México. "Pero era todo mental, todo estaba en mi cabeza. Si tienes salud, familia y amigos, todo está bien, sea en México o en Nueva Zelanda. Y si eres 'rara' y a alguna gente no le caes bien, es su problema, como dice mi madre. Claro que duele, pero también está padre (es chévere) usar ese dolor para escribir cosas".