Votan normas para proveedores de internet

La Comisión Federal de Comunicaciones votó a favor de seguir adelante con la propuesta de nuevas normas para los proveedores de internet que deseen crear vías rápidas pagas en sus redes.

La votación preliminar, en la que tres de los comisionados apoyaron la medida y dos disintieron, somete las llamadas reglas de neutralidad en la red a fin de que el público las comente. Una vez que termine el período de 120 días, la comisión revisará la propuesta y votará la serie definitiva de reglas. El director de la comisión, Tom Wheeler, ha dicho que desea que las reglas entren en vigencia para fines de año.

"Hoy hemos dado otro paso en el que ha sido un esfuerzo de un año para proteger un internet libre y abierto", dijo Wheeler, demócrata, antes de la votación.

Pero la idea de permitir acceso prioritario, aunque esté regulado por el gobierno, ha recibido críticas enérgicas por parte de muchas compañías que hacen negocios en línea, junto con defensores de una internet abierta. Frente al edificio donde se ventilaba la audiencia hubo una manifestación de protesta en que se reclamó neutralidad en la red.

El comisionado Michael O'rielly, que votó en contra, sostuvo que los partidarios de las reglas no han demostrado que beneficiarán a los consumidores.

Y el comisionado Ajit Pai, que también se opuso, sostuvo que sería mejor que el Congreso decida la cuestión en lugar de cinco funcionarios no electos. Pero como la cuestión le ha caído a la comisión, afirmó que un grupo de economistas de todo el país debían estudiar la cuestión y efectuar audiencias públicas para ventilar sus diferencias antes de que se tome una decisión.

"En suma, asegurar el futuro adecuado de internet es mucho más importante que decidir esto ahora", afirmó.

Un conjunto de reglas del 2010 fue revocado por un tribunal de apelaciones en enero después que Verizon las cuestionó.

La comisión dice que las reglas propuestas siguen el modelo establecido por la decisión de dicho tribunal. Pero también considerará la posibilidad de definir los proveedores de internet como "proveedores públicos", al igual que los servicios públicos, lo que podría someterlos a un nivel de regulación más estricto.