Nadie compra de bienes del narco puertorriqueño

Los bienes millonarios incautados en República Dominicana al narcotraficante puertorriqueño José David Figueroa Agosto, entre los que se encuentran dos departamentos de lujo y vehículos deportivos, no recibieron ninguna oferta el jueves durante una subasta pública.

Fidias Aristy, titular del Consejo Nacional de Drogas, adelantó al término de la subasta que analizarán las causas por las que los bienes de Figueroa Agosto, alias Júnior Cápsula, y otros narcotraficantes no recibieron ofertas a fin de establecer una nueva puja en una fecha aún por definir.

A la subasta, cuya fecha fue anunciado desde abril, sólo asistieron dos personas, quienes no se interesaron por ninguna de las propiedades decomisadas al narcotraficante puertorriqueño, también apodado por las autoridades estadounidenses como "el Pablo Escobar del Caribe".

Sin embargo, bienes que habían sido incautados en operativos no vinculados a la banda de Figueroa Agosto, fueron subastados por los oferentes asistentes. Uno adquirió por 256.000 dólares un catamarán y el otro compró por 86.000 dólares una casa.

El Comité contra Lavado de Activos, compuesto por varias instituciones vinculadas a la lucha contra el narcotráfico, puso en subasta 31 bienes, entre ellos dos apartamentos en una lujosa torre en el centro de Santo Domingo donde residía Figueroa Agosto, valuados en 47,2 millones de pesos (1,1 millón de dólares).

En la subasta también estaban 10 vehículos de lujo de Figueroa Agosto, entre ellos un Porsche, un Mercedes Benz, un Ferrari y varios BMW.

El narcotraficante fue arrestado en Puerto Rico en 2010 y trasladado a una cárcel de Nueva York acusado de haber traficado al menos 8,5 toneladas de cocaína desde República Dominicana entre 1994 y 2008. Figueroa Agosto residió con varias identidades falsas en República Dominicana desde 1999, cuando se fugó de la prisión puertorriqueña donde cumplía varias condenas por 206 años de cárcel.

Además de las propiedades de Figueroa Agosto, el Comité puso en subasta el jueves bienes de otros narcotraficantes, como el dominicano Quirino Ernesto Paulino Castillo, extraditado a Estados Unidos en 2005, valuados en total en unos cinco millones de dólares.

En una subasta organizada por las autoridades a principios del 2012 fueron vendidos por unos 600.000 dólares 27 relojes de lujo incautados al narcotraficante.