Bachelet anuncia inversiones en sector energético

La presidenta Michelle Bachelet anunció el jueves inversiones totales por 650 millones de dólares para desarrollar un ambicioso plan que busca renovar la matriz energética chilena con energías limpias como el gas natural licuado y los combustibles no convencionales.

La "hoja de ruta" de la mandataria, que pretende bajar los costos en la producción energética, destacó el fortalecimiento del papel del Estado en la planificación, regulación y gestión del sector energético, cuya producción está completamente en manos de privados.

"Los privados, por su parte, deben hacer esfuerzos para revisar sus procedimientos, para invertir en producción más limpia y eficiente", enfatizó.

Dijo que para cumplir los objetivos de la agenda se invertirán 250 millones de dólares para impulsar la agenda de trabajo, y otros 400 millones de dólares para capitalizar a la empresa estatal del petróleo, para que "se convierta en un actor relevante en términos de búsqueda y suministros de energía".

"De continuar las cosas como están, en 10 años más el costo de la electricidad podría subir en un 34%", advirtió. Chile ya tiene los precios más altos de producción y generación de América Latina.

Representantes de las grandes generadoras, como Endesa Chile y Colbún, acogieron con satisfacción los anuncios.

Jorge Rosenblut, presidente de Endesa Chile, dijo nque "nos corresponde ahora hacer lo que dijo la Presidenta, hacer las tareas".

"Vemos (que) el esfuerzo que se ha hecho es notable, es realmente un plazo corto y se ve un esfuerzo y un interés de destrabar la inversión en el sector", añadió.

Bernardo Larraín Matthe, de Colbún, señaló que la agenda "da cuenta que se está dando mucha importancia en el tema energético".

La matriz energética chilena está dominada por el carbón y el diésel, y en un futuro próximo se espera el aumento en el uso del gas natural licuado y de energías renovables no convencionales, como la solar y la eólica, que actualmente sólo tienen una participación del 6%.

El plan también contempla un impulso a la eficiencia energética, menores costos de distribución e incremento de las inversiones sectoriales, nuevas inversiones, y más competencia en el sector.

Como ejemplo de eficiencia, anunció que los edificios públicos instalarán paneles solares para abastecer su consumo.

Chile produce unos 18.000 megavatios y según los expertos la cantidad debe duplicarse al 2030.

El país importa el 97% del combustible fósil que utiliza, a pesar de contar con envidiables fuentes de energía, como uno de los desiertos más áridos del mundo, un par de miles de volcanes y fuertes vientos, especialmente en el norte y sur.