Sudán: Pena de muerte a mujer por "apostasía"

Un tribunal sudanés condenó a muerte por "apostasía" a una médica musulmana que se casó con un cristiano, informaron fuentes judiciales el jueves.

La sentencia, dictada días atrás, dio a Meriam Ibrahim, de 26 años, cuatro días para arrepentirse y evitar la pena de muerte, plazo que venció el jueves, dijeron las fuentes.

Añadieron que la corte en Jartum, la capital, también condenó a Ibrahim a recibir 100 azotes por cometer "zena", es decir, mantener relaciones sexuales con un hombre de otra fe.

Las fuentes hablaron bajo la condición reglamentaria de anonimato.

Ibrahim se casó con un cristiano en 2011. La pareja tiene un hijo de 18 meses.

La ley sudanesa prohíbe a las mujeres musulmanas casarse con hombres de otra fe, pero la prohibición no rige para los varones. Los niños deben profesar la fe del padre.

Ibrahim puede apelar la sentencia de muerte y los latigazos.

Amnistía Internacional dijo que la condena y sentencia de la mujer eran "realmente abominables".

"El hecho de que una mujer haya sido sentenciada a morir por su elección religiosa y a latigazos por casarse con un hombre de otra religión es asombroso y abominable", dijo en una declaración el grupo defensor de los derechos humanos con sede en Londres. "El adulterio y la apostasía son hechos que no deberían considerase delitos de modo alguno".

El grupo también reclamó la liberación inmediata e incondicional de la mujer.

Sudán introdujo las leyes islámicas conocidas como Sharia a principio de los años 80, una medida que contribuyó a la reanudación de una insurgencia en el sur del Sudán, de población mayormente cristiana y animista. Una guerra civil anterior de 17 años concluyó en 1972. El sur se separó en 2011 para convertirse en Sudán del Sur.

El actual gobernante de Sudán, Omar Bashir, es un islamista que se adueñó del poder en un golpe en 1989.