Spall le da una pincelada maestra a "Mr. Turner"

En la cinta biográfica de Mike Leigh sobre J.M.W. Turner, Timothy Spall encarna al gran pintor de mares tormentosos y cielos arrebolados como un genio arisco y refunfuñón.

"Mr. Turner" se estrenó el jueves en el Festival de Cine de Cannes, donde recibió excelentes reseñas y grandes elogios para Spall, el veterano actor británico de 57 años. Aunque muchos lo recuerdan por su papel de señor Pettigrew en las películas de "Harry Potter", el de "Mr. Turner" es un merecido papel estelar para Spall, uno que lo convirtió en el mayor astro del segundo día del festival.

Spall dijo que tenía el físico perfecto porque Turner "era un hombrecito regordete de aspecto gracioso, como yo".

"Pero en lo que se refiere a su alma", añadió, "se requirió de mucha más investigación".

Al igual que el pintor del siglo XIX, Spall estuvo determinado a capturar la luz dramática que compuso sus majestuosos paisajes. Pero aunque su intelecto y talento es notable, el Turner de Spall está lejos del ideal del gran artista. Con sus patillas espesas y su andar pesado, es mugriento, cascarrabias y lujurioso.

"Se trata de cómo la genialidad no siempre viene en el más romántico de los empaques", dijo Spall. "La mayoría de los genios son extraños".

"Mr. Turner", que será distribuida por Sony Pictures Classics en América del Norte en diciembre, compite por el máximo galardón, la Palma de Oro, junto con otras 17 películas. En caso de ganarla, sería la segunda para Leigh, luego de "Secrets & Lies" (Secretos y mentiras), de 1996.

Leigh es conocido por un estilo cinematográfico basado en ensayos cargados de improvisación en lugar de un guion. Es una estrategia con la que ha conseguido aclamadas actuaciones, por ejemplo, de Sally Hawkins en "Happy-Go-Lucky", de Imelda Staunton en "Vera Drake" y de David Thewlis en "Naked".

El director desde hace mucho quería hacer una película sobre Turner, y enfocó su meticuloso filme en los últimos 25 años de la vida del artista. El pintor murió en 1851.

Leigh dijo que estaba fascinado con este individuo "muy mortal y de algunas maneras imperfecto" que estaba creando obras tan épicas.

"Él ve más allá del mar y el cielo", dijo Leigh. "Él nos hace ver una experiencia que va más allá de la superficie".

Dos años antes de comenzar los ensayos, Leigh exhortó a Spall a que tomara clases de pintura para prepararse para el rol. Para Spall, Turner fue "un pintor de lo sublime" que instintivamente vio "la belleza y el horror de la naturaleza", aun cuando él parecía ser un hombre de clase trabajadora humilde y algo tosco.

Muy a menudo en el filme, de dos horas y media, el Turner de Spall se expresa tan sólo con gruñidos.

"Los gruñidos salían orgánicamente de este hombre increíblemente instintivo, sensible, autodidacta e intelectual que tenía un billón de cosas que decir pero nunca las decía", dijo Spall. "La gente que estornuda y puede redecorar la habitación la pasa de lo mejor. La gente que (sonido de gruñido) está reprimiendo algo".

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle