Forcejeo en negociación nuclear con Irán

Las negociaciones nucleares entre Irán y seis potencias mundiales avanzaron el miércoles a una nueva etapa ambiciosa, en la que las dos partes están reunidas para comenzar a redactar un acuerdo final. Pero al estar sin resolver los asuntos principales, es probable que cualquier bosquejo inicial sea un parche, por lo que sigue siendo incierto un acuerdo.

Las negociaciones son coordinadas por la jefa de política exterior de la Unión Europea Catherine Ashton, y su vocero, Michael Mann, dijo que las dos partes están "llegando al fondo de la cuestión" en las negociaciones agendadas para terminar el viernes, aproximadamente dos meses antes de la fecha del 20 de julio acordada para tener un compromiso.

Estados Unidos y sus aliados esperan reducir la capacidad potencial de Irán para fabricar armas nucleares negociando recortes sustanciales a su programa atómico. Teherán dice que no está interesada en tales armas, pero que está lista para hacer algunas concesiones si se levantan todas las sanciones sobre su economía.

Dos diplomáticos involucrados en los esfuerzos internacionales para rastrear y reducir las actividades atómicas de Irán dijeron que las dos partes estaban llegando a la mesa de negociaciones con algunas diferencias acortadas pero con otras vigentes.

Los diplomáticos exigieron no ser identificados porque no están autorizados a hablar sobre las negociaciones confidenciales.

Entre las áreas de avance se encuentran:

ARAK

El reactor de Arak parcialmente construido fue diseñado para ser una instalación de agua pesada que produciría cantidades sustanciales de plutonio residual, material que puede ser utilizado como núcleo de un arma atómica. Existe un acuerdo tentativo para rediseñar el reactor para que sea una instalación de agua ligera, o para reducir su producción.

MONITOREAR UN ACUERDO

Irán está dispuesto en principio a firmar un acuerdo con la agencia atómica de la ONU que permitiría a sus expertos visitar cualquier declarado sitio nuclear sin aviso con mucha antelación, investigar sospechas de actividad nuclear no declarada, y presionar para tener un conocimiento más profundo sobre todo el trabajo atómico.

Principales diferencias que continúan:

ENRIQUECIMIENTO DE URANIO

Irán tiene actualmente instaladas casi 20.000 centrífugas, y aproximadamente la mitad de ellas producen uranio enriquecido a grado de combustible para reactor. La nación dice que está enriqueciendo sólo para propósitos pacíficos; pero si son reconfiguradas, las centrífugas podrían producir uranio con grado para bombas nucleares.

Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania dicen que sólo se debería permitir la operación de unas miles de estas máquinas. Teherán quiere ampliar el programa, o al menos conservarlo como está.

A Rusia no le preocupa tanto la cantidad de centrífugas, siempre que Irán acepte permitir que la agencia nuclear de la ONU tenga mayor autoridad de monitoreo e investigación. China normalmente apoya la postura de Rusia.

MISILES

Estados Unidos y sus aliados dicen que los misiles iraníes capaces de transportar un arma nuclear deben incluirse en cualquier acuerdo alcanzado. Pero el líder supremo iraní Ayatolá Alí Jamenei dijo a inicios de esta semana que las esperanzas de incluir los misiles eran "una expectativa estúpida, idiota". Uno de los diplomáticos dijo que los posibles compromisos podrían enfocarse en cargas explosivas de los misiles o en limitar lanzamientos de prueba.

EL PASADO NUCLEAR

Estados Unidos y sus aliados argumentan que Irán trabajó en el pasado sobre armas nucleares y que Teherán debe admitirlo para asegurar un acuerdo nuclear. Teherán dice que tales acusaciones no tienen fundamento.

Una investigación de la ONU sobre las acusaciones reactivada hace tres meses no ha recortado las diferencias hasta ahora.

DURACION

Estados Unidos y sus aliados quieren limitar el alcance del programa nuclear de Irán durante más de una década. Teherán quiere que se levante cualquier restricción después de sólo unos pocos años.