Valgur, una artista pop con raíces zapotecas

Sus padres son zapotecas, sus abuelos cantan temas tradicionales y Valgur definitivamente es más que puro pop.

En sus conciertos hace homenaje a otros pueblos indígenas con su maquillaje, que forma una especie de antifaz de pequeños triángulos negros sobre sus pómulos.

"Soy muy fan de nuestras raíces mexicanas en general, de las etnias, de nuestros grupos, porque yo soy zapoteca y amo otras culturas", dijo la cantante en una entrevista reciente con The Associated Press en la capital mexicana.

"Esta es una pintura de la tribu seri, de los indígenas de Sonora", añadió en referencia al maquillaje que llevaba. "Se lo pintan para un entierro, para una fiesta, para la lluvia, por el sol".

Valgur no deja de lado sus raíces.

"Mis papás ... nacieron y crecieron toda su vida en Juchitán (Oaxaca) y hablan al 100% el zapoteco. En mi casa se habla el zapoteco, mis abuelos, mis papás", expresó. "Lamentablemente las nuevas generaciones hemos estado perdiendo un poco eso y es a mí lo que me inquieta".

En su caso la pintura sirve para desinhibirse ante el público, que la ha conocido principalmente en el ciberespacio, donde sus videos tienen millones de reproducciones.

"Mi carrera yo toda la he llevado en internet. Apenas estoy saliendo del internet y gracias a Dios tenemos un poco más de 2,6 millones de vistas en mi canal", dijo Valgur, quien recientemente lanzó su disco debut "Trébol", del que se desprende el sencillo "Fucsia". El video del tema está en Vevo y en su propio canal.

Muchas piezas del álbum, en el que comenzó a trabajar hace tres años, circulan por la red. El álbum de 14 cortes, editado por Espiral y Universal Music, está disponible a nivel mundial en tiendas digitales y también incluye canciones nuevas.

"No me esperaba que la gente lo recibiera tan bonito en internet y gracias al apoyo de tanta gente pudimos sacar el disco ahora ya de manera profesional", dijo agradecida.

Una clave de "Trébol" es el trabajo de su hermano menor, Hugo, multiinstrumentista y arreglista.

"Es parte fundamental de mi proyecto", dijo la cantante de 23 años. "Tengo toda la confianza de decirle 'esto no me gustó, lo vamos a cambiar'; la verdad es bonito, pero a la vez también nos peleamos", dijo sonriente.

Valgur, cuyo nombre artístico es la mezcla de sus apellidos Valdivieso y Gurrión, comenzó a componer a los 12 años y lo ha hecho ininterrumpidamente desde entonces. Una de las piezas destacadas de su disco es "Viento", sobre su natal Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.

"Me gusta hacer énfasis en lo bonito que es mi tierra", dijo. "Habla precisamente del viento que sopla en Juchitán que es muy, muy fuerte, y para describir lo que yo siento ante tal fenómeno de la naturaleza como buena zapoteca yo compuse esta canción".

A los 16 años se fue a estudiar idiomas en Canadá y luego vivió en la norteña ciudad de Monterrey, donde estudió ciencias de la comunicación. Actualmente vive en la Ciudad de México.

"Drásticos los cambios", sobre los lugares por donde ha pasado. "Para mí salir (de Juchitán) fue como abrirme el panorama y se ve reflejado en mis canciones también".

Se ha presentado, entre otros, en el Lunario del Auditorio Nacional y en el Festival BarnaSants de Barcelona, donde dice que le fue "increíble".

"Había gente que estaba gritando el nombre de las canciones y yo no lo podía creer", dijo Valgur.