Argentina: protesta sindical de tinte político

El líder sindical Hugo Moyano intentó mostrarse como un actor fuerte en la escena política argentina con una protesta el miércoles en la que, además de viejas demandas gremiales, reclamó a la presidenta Cristina Fernández medidas contra la pobreza, la inflación y la inseguridad, las mayores preocupaciones de la población según las encuestas.

Decenas de niños vestidos con camisetas con las leyendas "Basta de inseguridad" y "Basta de pobreza" ocuparon el escenario montado en la Plaza de Mayo, frente a la casa de gobierno. Los participantes guardaron un minuto de silencio en homenaje a los muertos por la delincuencia y después una locutora leyó un documento en el que el sindicalismo advirtió sobre el deterioro de la situación económica, el avance de la pobreza y el efecto de la violencia en la sociedad.

"La inseguridad perfora todos los estamentos sociales pero son los trabajadores y los pobres... los que pagan el mayor precio", señaló el documento suscrito por el sector más radicalizado de la Confederación General del Trabajo liderado por Moyano.

El sindicalista más combativo del país organizó la protesta junto al líder del gremio gastronómico Luis Barrionuevo.

"Con más inflación no tendremos mayor seguridad; es en la pobreza donde nacen todas las inseguridades", señaló el texto leído durante la protesta. A su vez acusó al gobierno de estar "encerrado en su laberinto" y le pidió asumir los problemas y realizar "cambios urgentes" para subsanarlos. El alza del costo de vida es de al menos 30% anual, según economistas privados.

Los gremialistas también instaron a que la lucha contra el narcotráfico se efectúe a partir de un "acuerdo nacional".

En el escenario un gran cartel decía "Políticos presten atención, somos el futuro". Los manifestantes, de los gremios judicial, de los trabajadores de peajes y de choferes de autobuses, entre otros, ondeaban banderas argentinas.

También reclamaron que la jubilación represente el 82% del salario que tendrían los jubilados si siguieran estando activos y otros gremialistas pidieron que se elimine el impuesto que se aplica a los salarios de los trabajadores.

La protesta apuntó a convocar a sectores populares distintos a los gremiales, aunque la plaza estuvo mayoritariamente ocupada por sindicalistas. No fue tan multitudinaria como otras convocadas por Moyano en el pasado.

Por la mañana el jefe de Gabinete Jorge Capitanich había restado importancia a la medida y señaló que los reclamos deben ir dirigidos a los gobernadores de las provincias porque "la seguridad es competencia" de los 24 distritos del país.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, dijo en tanto que la medida "es una acción que realizan dos grupos gremiales claramente opositores con el único objetivo de posicionarse en ese escenario".

Analistas vieron en la convocatoria de Moyano, quien hace un mes lideró una huelga nacional de gran repercusión, una maniobra con la que intenta situarse en el escenario político y sindical en la recta final del mandato de Fernández y de cara a las elecciones presidenciales de 2015. La mandataria peronista no puede postularse para un tercer mandato consecutivo.

"Él necesita de esta protesta porque cada vez más está jugando políticamente. Se convierte en un referente al que cualquier candidato a presidente lo tiene que tener en cuenta", dijo a The Associated Press Ricardo Rouvier, de la consultora Ricardo Rouvier & Asociados. Por eso, el gremialista procura incorporar reclamos de la clase media, que por otro lado lo rechaza en las encuestas, sostuvo el consultor.

Algunas de las demandas que planteó Moyano en la manifestación son esgrimidas por políticos con más posibilidades de cara a las elecciones, como el disidente peronista Sergio Massa, aunque el gremialista sostiene que no se siente representado por aquellos.

Además, Moyano buscaría demostrar a otros dirigentes sindicales "su poder de fuego", señaló Rouvier. Los reclamos de los sindicatos han ido creciendo en los últimos años al calor del aumento de la inflación y del enfrentamiento de Moyano con la presidenta.