Magic Johnson: Sterling vive en edad de piedra

El dueño de los Clippers de Los Ángeles tiene opiniones anacrónicas sobre las minorías y evidencia una ignorancia sorprendente al hablar sobre el sida y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), sentenció el martes el exastro de la NBA, Magic Johnson, quien respondió así a las críticas que le hizo el empresario la víspera.

"Él vive en la edad de piedra", dijo Johnson en referencia a Donald Sterling, durante una entrevista con el periodista Anderson Cooper, transmitida por CNN. "No puedes hacer esos comentarios sobre los afroestadounidenses y los latinos. Simplemente no puedes".

Un día antes, Sterling concedió también una entrevista a Cooper. Pero lo que parecía un intento por disculparse y mitigar el escándalo que lo rodea a raíz de sus declaraciones racistas, el dueño del equipo de la NBA más bien echó gasolina al fuego con sus críticas a Johnson, a quien cuestionó por su condición de seropositivo, que atribuyó a una promiscuidad que no constituiría un buen ejemplo para la niñez.

En buena medida, Johnson evitó responder a las críticas de Sterling, quien en un momento de la entrevista, cuando Cooper enumeraba los logros del exbasquetbolista, lo interrumpió para exclamar, "¡tiene sida!"

Johnson, quien porta el VIH pero no ha desarrollado el sida, se mostró sorprendido por el hecho de que Sterling no note la diferencia.

"Es un hombre a quien uno imagina bien educado, un hombre suficientemente inteligente para construir toda esa fortuna, y que tiene una plataforma increíble para cambiar el mundo", dijo Johnson. "Pero lo está haciendo de un modo negativo".

Johnson es ahora dueño de una parte de los Dodgers de Los Ángeles en el béisbol, y llegó a ser también uno de los propietarios de los Lakers, el equipo donde brilló.

Sus proyectos empresariales siguieron a una carrera deportiva que se abrevió después de que contrajo el VIH en 1991.

"Yo di la cara como un hombre, y le dije esto al mundo", recordó Johnson sobre su famosa conferencia de prensa en la que anunció su retiro. "No culpé a nadie más. Entendí que lo que hice estaba mal. Y confié en que tenía la capacidad de ayudar a la gente".

Johnson dijo que conoció a Sterling hace más de 30 años, cuando el basquetbolista llegó a Los Ángeles para jugar con los Lakers. Sin embargo, señaló que desconoce cómo el empresario lo arrastró a una situación que debió haber involucrado exclusivamente a Sterling y a V. Stiviano.

Stiviano grabó los comentarios racistas de Sterling, disgustado por la publicación de una foto donde aparecía esa mujer y Johnson, en la red social Instagram.

"Él trata de encontrar algo de lo que pueda asirse para ayudarse a salvar su equipo", dijo Johnson. "Y eso no va a ocurrir... Soy un hombre temeroso de Dios, oraré por él y espero que su situación mejore".

Las nuevas declaraciones de Sterling generaron una condena casi inmediata por parte de la NBA, que ya se había propuesto obligar a que el empresario venda su equipo.

El comisionado Adam Silver, quien impuso a Sterling una suspensión vitalicia y una multa de 2.5 millones de dólares por sus declaraciones racistas, emitió un comunicado en el que ofreció disculpas a Johnson, quien "sigue siendo arrastrado a esta situación".

Silver recalcó que los dueños de los equipos de la NBA trabajan afanosamente para obligar a que Sterling abandone la liga.

De hecho, los propietarios sostuvieron el martes una conferencia telefónica para abordar la entrevista de Sterling. Silver o un propietario tiene que acusar a Sterling, formalmente y por escrito, de violar el artículo 13 de los reglamentos de la NBA, referente a la conducta de los dueños.

Luego, tendría que fijarse una audiencia, donde se requeriría el voto de tres cuartas partes de la Junta de Gobierno para forzar a que Sterling ceda el equipo que ha sido de su propiedad desde 1981.

Los Clippers jugaban el martes en Oklahoma City, por la semifinal de la Conferencia del Oeste. Antes del encuentro, se preguntó a jugadores y cuerpo técnico su opinión sobre los comentarios más recientes de Sterling.

La mayoría dijo que se esforzaba ahora por hacer caso omiso a las opiniones del dueño del equipo.

"Sinceramente, yo no esperaba que él dijera algo", dijo el entrenador Doc Rivers. "Yo estaba concentrado en nuestros jugadores y en mantenerme alejado de eso. Él seguirá haciendo lo que hace, y nosotros tenemos que continuar con nuestro trabajo".

Johnson añadió en la entrevista que Sterling está "desvariando", y la esposa de Sterling, Shelley, pareció coincidir.

Shelley Sterling dijo que miró la entrevista a su marido, de quien se encuentra separada. En declaraciones a la cadena NBC, Shelley especuló que Sterling está perdiendo sus facultades mentales.

"No es el hombre que conozco o que conocí", dijo la mujer. "Algo anda mal. Creo, en lo personal pero verdaderamente, que él sufre demencia".