EEUU: Acusado de cartas envenenadas se retracta

James Everett Dutschke se echó atrás.

El hombre de Mississippi quien se declaró culpable en enero de enviar cartas envenenadas al presidente Barack Obama y a otros cambió de opinión el martes y pidió a un juez que le permita retirar su declaración, justo antes de ser sentenciado.

La jueza federal de distrito Sharion Aycock no tomó una decisión inmediata sobre la solicitud y dijo a los fiscales y abogados defensores que presentaran argumentos sobre si ella debía obligar a Dutschke a cumplir su palabra, que describió repetidas veces como un "contrato".

La petición de Dutschke ocurrió al final de una audiencia dirigida a determinar su sentencia por un cargo de fabricar el veneno ricina y tres cargos de enviarlo por correo. Sus objetivos fueron Obama, el senador federal Roger Wicker, republicano por Mississippi, y la jueza Sadie Holland, del mismo estado. Las cartas envenenadas enviadas a Obama y Wicker fueron interceptadas antes de llegar a sus destinatarios, pero la de Holland sí llegó a sus manos, aunque no resultó lesionada.

Aycock rechazó repetidas veces los argumentos del abogado de Dutschke, Ken Coghlan, con el fin de reducirle la sentencia. Autoridades del tribunal recomendaron que Dutschke debe cumplir entre 20 años de prisión y cadena perpetua.

Aycock estaba a punto de dictar sentencia cuando lo dejó hablar. El antiguo instructor de artes marciales, estuvo hablando animadamente durante media hora, al punto que dejó a la jueza Aycock asombrada. La jueza declaró un receso para que Dutschke pudiera consultar con su abogado. Al final, Dutschke pidió retirar su declaración, lo que posiblemente crea las condiciones para ser llevado a juicio.

Dutschke dijo que los fiscales federales mintieron cuando dijeron que él fabricó el veneno y que habían encontrado su ADN en una mascarilla contra el polvo. Dutschke dijo que sólo era culpable de usar semillas de ricino para fabricar un fertilizante que no podía hacer daño a nadie.