Paraguay: aristocrático palacio recibe al pueblo

El emblemático y aristocrático palacio de López, actual sede de gobierno, construido en 1857 por el ingeniero inglés Alonso Taylor a orillas del manso río Paraguay, abrió sus puertas durante dos días para que el pueblo recorra sus amplios salones señoriales y admire su estilo neoclásico.

El edificio tenía por finalidad convertirse en residencia del general Francisco Solano López, presidente de Paraguay entre 1862 y 1870, pero murió antes de habitarlo; el modelo lo trajo de París donde quedó deslumbrado por algunos de los históricos palacios.

En la planta baja y de espaldas al río, el mandatario electo Horacio Cartes, que asumirá el poder el jueves para gobernar hasta 2018, atenderá los asuntos oficiales utilizando un escritorio con sillones elaborados artesanalmente a inicios del siglo XX luego de que el edificio se restaurara de los daños ocasionados por los ejércitos de Argentina, Brasil y Uruguay durante la denominada Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay, según relatos del historiador Jorge Rubbiani.

Las fuerzas militares de Brasil, según Rubbiani, usaron el palacio como caballeriza y los adornos traídos de Europa como espejos, luces, muebles, estatuas de mármol y otros objetos de valor constituyeron el botín de guerra.

El presidente saliente Federico Franco autorizó el ingreso del público bajo estrictas medidas de seguridad y de acuerdo con informes de la oficina de guardia militar, 50.000 personas recorrieron el histórico inmueble.