Londres denuncia ataque contra mezquita en Nigeria

El miembro del gabinete británico Mark Simmonds condenó el martes un ataque contra una mezquita en el noreste de Nigeria en el que presuntos islamistas mataron a por lo menos a 44 personas e hirieron a otras 26, y lo calificó de "despreciable y cobarde".

Los atacantes, vestidos con uniformes del ejército nigeriano, actuaron al amparo de la oscuridad cuando los residentes realizaban sus plegarias el domingo al amanecer en la aldea de Konduga, a 35 kilómetros (22 millas) de Maiduguri, dijeron los agentes de seguridad que insistieron en el anonimato por no estar autorizados a hablar con la prensa.

Otros 12 civiles murieron en un ataque simultáneo en la aldea de Ngom, en las afueras de Maiduguri, agregaron los agentes.

"Atacar a personas inocentes en un lugar de culto es una acción despreciable y cobarde", dijo el ministro para África de la Secretaría de Relaciones Exteriores Mark Simmonds en una declaración difundida el martes.

Agregó que Gran Bretaña "respalda al gobierno y al pueblo de Nigeria ahora que buscan reducir la violencia en el noreste del país".

Los ataques del domingo fueron los últimos de una seria atribuida a extremistas religiosos que desean derrocar al gobierno e instalar la ley islámica en este país de más de 160 millones de habitantes, dividido por igual entre un norte mayormente musulmán y un sur de mayoría cristiana.

El gobierno impuso el estado de emergencia en tres estados del noreste y emplazó miles de soldados más a fin de aplastar el levantamiento islamista, que es el mayor peligro en años para la seguridad y la unidad en el mayor productor de crudo de África.

La guerra de Nigeria no enfrenta a musulmanes contra cristianos. La red terrorista Boko Haram -- que significa "Está prohibida la educación occidental" -- ha matado a más musulmanes que cristianos, según las autoridades, atacando mezquitas y clérigos que se han pronunciado contra el extremismo religioso.

Boko Haram ataca igualmente a cristianos fuera de las iglesias, a maestros y niños, así como objetivos gubernamentales y militares.

Desde el 2010, los islamistas han sido culpados del asesinato de más de 1.700 personas, según The Associated Press.

La noticia sobre la violencia del domingo en el estado de Borno circuló mientras los periodistas recibieron un video del líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, en el que habló sobre los recientes ataques, amenazó con perpetrar más y dijo que su grupo tienen ahora fuerza suficiente para medirse con Estados Unidos.

___

Faul contribuyó desde Lagos, Nigeria