Brahimi renuncia como enviado especial a Siria

Lakhdar Brahimi renunciará como enviado conjunto de la Organización de las Naciones Unidas y la Liga Árabe a Siria después de un esfuerzo de casi dos años que no consiguió llevar la paz a esa nación, anunció el martes el secretario general del organismo internacional.

Ban Ki-Moon dijo que Brahimi dejará el cargo el 31 de mayo; el secretario general prometió seguir trabajando para lograr la paz.

Cuando Brahimi asumió la responsabilidad, reemplazando a su amigo de larga data y ex secretario general de la ONU Kofi Annan, comentó que sería "una misión extremadamente complicada y muy, muy difícil".

Brahimi presidió dos rondas de negociaciones de paz entre líderes de oposición y funcionarios del gobierno en Ginebra, Suiza, que terminaron sin acuerdo, o siquiera un camino para terminar el baño de sangre.

El único logro en las negociaciones de Ginebra antes de que se suspendieran en febrero fue un cese al fuego de una semana en la ciudad de Homs, en el centro del país, para sacar a cientos de civiles que vivieron bajo un cerco de las fuerzas armadas gubernamentales.

El ejército del presidente Bashar Assad tomó a inicios de esta semana el control de Homs después de una tregua con los rebeldes que permitió que más de 2.000 combatientes opositores dejaran la ciudad que había sido apodada "capital de la revolución siria".