Ola de atentados con coches bomba en Bagdad

Rebeldes realizaron el martes una serie de ataques con vehículos cargados con explosivos, matando al menos 34 personas y enviando al cielo de Bagdad columnas densas de humo negro en una demostración de fuerza que busca intimidar a la mayoría chiita en momentos en que están celebrando lo que tiene la intención de ser una festividad gozosa para su secta.

Los ataques ocurrieron casi dos semanas después de que los iraquíes fueron a las urnas en la primera elección parlamentaria del país desde el retiro de las fuerzas armadas estadounidenses en 2011. No se han proporcionado aún cifras oficiales preliminares, profundizando más una sensación de incertidumbre en una nación tensa por el resurgimiento de la violencia.

Fue el día más mortífero en Irak desde el 28 de abril, cuando ataques de rebeldes a casetas electorales y otros objetivos ocasionaron la muerte de 46 personas. Ningún grupo se atribuyó de inmediato los ataques del martes, la mayoría de los cuales sacudieron Bagdad durante la hora de más actividad, pero lo más probable es que fueron obra de la rama de al-Qaida conocida como Estado Islámico de Irak y el Levante.

El grupo rebelde, conformado por extremistas musulmanes sunitas, ha afianzado el control sobre partes del occidente de Irak desde fines de diciembre. Busca socavar los esfuerzos del gobierno musulmán encabezado por chiitas de mantener la seguridad en todo el país. Los ataques coordinados con coches bomba contra chiitas, a quienes consideran herejes, es una de las tácticas favoridas del grupo.

Todas las explosiones del martes fueron ocasionadas por vehículos cargados con explosivos estacionados en áreas públicas. Coincidieron con la celebración en las comunidades chiitas del nacimiento del imán Alí, primo y yerno del profeta Mahoma, y el mártir más sagrado de la secta.

Dos explosiones sacudieron el barrio pobre chiita de Ciudad Sadr en Bagdad, matando a seis personas y ocasionando heridas a 13, según la policía. Periodistas de The Associated Press en el lugar poco después de una de las explosiones vieron humo negro subiendo mientras llegaban rápidamente ambulancias con las sirenas encendidas. Bomberos batallaron para apagar el fuego, mientras fuerzas de seguridad acordonaban el área.

Poco después, un coche bomba que estalló en una calle comercial en el distrito de Jamila, en el oriente de la ciudad, mató tres personas y lesionando a 10. La policía señaló que otro coche bomba explotó cerca de un policía agente de tránsito en el este de Bagdad, matando cuatro personas e hiriendo a siete.

Haithem Kadhum, propietario de una tienda de jugos en Jamila y quien resultó herido en el ataque allí, dijo que estaba en su negocio cuando escuchó una explosión fuerte.

Alguien le dijo que la explosión ocurrió en su barrio natal de Ciudad Sadr, de modo que tomó apresuradamente su auto para verificar el estado de su familia, pero cuando cruzaba el barrio de Jamila ocurrió otra explosión, cerca de él. La metralla le hirió en un hombro.

"Fui herido en el hombro derecho. Salí del coche y vi a varios muertos y heridos en el suelo. Todo el mundo estaba en pánico", dijo Kadhum, después de recibir atención en un hospital cercano.

Otras explosiones sacudieron áreas comerciales en el centro de Bagdad, en los distritos de Ur y Maamil, en el oriente de la ciudad, y en el distrito Dora, en el sur. En esos ataques se registraron 15 muertos y 45 heridos, según la policía.

Otro vehículo con explosivos estacionado explota en la tarde en Balad, un poblado mayormente chiita rodeado de zona sunitas ubicado aproximadamente 80 kilómetros (50 millas) al norte de la capital. Ese ataque mató seis personas y lesionó a 17, señaló la policía.

___

Los periodistas de The Associated Press Sinan Salaheddin y Murtada Faraj en Bagdad contribuyó a este despacho.