Periodistas hablan ante la ONU

Cuatro periodistas que hablaron el miércoles ante el Consejo de Seguridad de la ONU dijeron que los líderes del mundo deberían hacer más para proteger a reporteros que arriesgan su vida en situaciones de conflicto, y un corresponsal extranjero pidió protección similar a la que se proporciona a diplomáticos.

Richard Engel, jefe de corresponsales extranjeros de NBC News, dijo que proteger hoy a los periodistas es quizá más difícil que nunca "porque se tiene que afrontar el interrogante de quién es un periodista y quién es un activista de una manera que no existía antes".

"Somos todos blogueros y delincuentes y rebeldes con cámaras. Ya no existe absolutamente el respeto a los periodistas profesionales", dijo Engel, quien fue secuestrado por fuerzas afines al gobierno sirio en el norte de ese país y retenido durante cinco días en diciembre de 2012.

Engel dijo a los embajadores del consejo de seguridad que los periodistas profesionales debían ser reconocidos, "y al igual que ustedes en la comunidad diplomática necesitan que la protección sea objetiva. Si quieren profesionales que sean igualmente objetivos, nosotros también necesitamos protección".

Kathleen Carroll, editora ejecutiva de The Associated Press y vicepresidenta del Comité de Protección a Periodistas, dijo que los reporteros cumplen el trabajo de ojos y oídos del público en situaciones de conflicto al ir a lugares y realizar preguntas que la mayoría de la gente no pueden hacer.

"Un ataque a un periodista es por extensión un ataque al ciudadano común, un ataque al derecho del ciudadano a estar informado sobre sus comunidades y sus instituciones, y su mundo", agregó.

El consejo invitó a periodistas a informar a sus miembros por primera vez a invitación de Estados Unidos, que tiene este mes la presidencia del Consejo de Seguridad. Participaron además aproximadamente 50 países, un reflejo del interés global en el asunto.

Jan Eliasson, subsecretario general de la ONU, inauguró la reunión denunciando la muerte de más de 600 periodistas en década pasada. El conflicto en Siria se ha convertido en uno de los más letales parea los reporteros, señaló, indicando que el año pasado murieron ahí 41 periodistas, incluidos quienes utilizan los medios sociales.

En momentos en que estaba reunido el Consejo de Seguridad, se anunció en el Líbano el asesinato el miércoles del periodista prosirio y comentarista político Mohammed Darrar Jammo. Por su parte, Irina Bokova, jefa de la agencia de la ONU encargada de defender la libertad de prensa, deploró la muerte del fotógrafo egipcio Ahmed Assem el-Senousy durante una manifestación el 8 de julio.

Aunque el consejo, encargado de atender las amenazas a la paz y seguridad internacional, se estaba enfocando en amenazas a periodistas en conflictos armados, Eliasson dijo que también han muerto periodistas en muchas situaciones no conflictivas en el mundo y que están en riesgo grave.

Según el Comité para la Protección de Periodistas, "la mayoría de los periodistas asesinados --cinco de cada seis-- es más probable que mueran en su ciudad natal cubriendo historias locales: criminalidad y corrupción", dijo Carroll.

Eliasson señaló que "es ofensivo e inaceptable que más de 90 por ciento de los asesinatos de periodistas queden impunes".

Mustafa Hajji Abdinur, de la Agencia France Presse, dijo que al igual que muchos reporteros que trabajan en Somalia a él lo llaman "un hombre muerto".

Desde que inició la guerra civil en Somalia hace más de dos décadas, han sido asesinados casi 60 periodistas, incluidos 18 el año pasado, agregó.

"Estoy hoy aquí simplemente porque tengo suerte, porque los hombres armados que han matado a tantos de mis colegas, mis amigos, no me han encontrado todavía", dijo Abdinur. "Al mostrar mi rostro a ustedes y al mundo, aumento la amenaza de volverme un blanco cuando regrese a casa".

En tales situaciones terribles, apuntó, los periodistas continúan arriesgando su vida porque "no hay duda que sin una prensa libre no puede haber libertad para un país ... y al realizar nuestros trabajos sentimos que estamos salvando vidas".

El iraquí Ghaith Abdul-Ahad, un corresponsal extranjero del periódico The Guardian quien fue encarcelado en Libia y Afganistán, dijo que hay "un sentido de inmunidad hacia toda la gente que mata, detiene, captura periodistas".

Abdul-Ahad instó al consejo a "reconocer a los periodistas como parte de un esfuerzo humanitario para narrar una historia".

"Por cierto, muchos de ustedes nos odian, y lo sé", dijo haciendo reír a diplomáticos. "Es una señal de que estamos realizando nuestro trabajo apropiadamente si logramos exasperarlos. Pero debe haber algún tipo de balance. Simplemente permítannos estar ahí. Trátennos como seres humanos. Simplemente no nos maten".

El Consejo de Seguridad adoptó una resolución en diciembre de 2006 condenando los ataques intencionales contra periodistas y diciendo que como civiles deben ser "respetados y protegidos". Instó a las partes en conflictos armados y a todos los países a acatar la ley humanitaria internacional que exige la protección de civiles, incluidos periodistas y profesionales de los medios de comunicación, y procesar a quienes violen la ley.

Citando la resolución, la embajadora interina estadounidense Rosemary DiCarlo dijo que el Consejo de Seguridad debe hacer "todo lo que pueda" para asegurar la protección de los periodistas. Instó a los Estados miembros de la ONU a apoyar un plan de acción de la ONU adoptado el año pasado para promover la seguridad de los periodistas y combato la impunidad de aquellos que los atacan y matan.