Un Mundial en familia para los hermanos Rivera

Dueño de la mejor marca de la temporada en el salto de longitud, Luis Rivera constituye la principal carta que tiene México para embolsar alguna medalla en este Mundial de atletismo. Pero el martes tenía que cumplir con una importante responsabilidad: alentar a su hermano Edgar en el salto de altura.

"Este es el máximo evento que tenemos en el atletismo y poder compartirlo con tu hermano lo hace más especial", dijo Edgar tras participar en las eliminatorias de su especialidad.

Edgar tiene 22 años y el martes logró una marca de 2,22 metros que no le alcanzó para avanzar a la ronda final. Quedó en el puesto 22 entre los 32 que hicieron marca en la fase clasificatoria, con lo que mejoró su 26to lugar de hace años en Daegu, Corea del Sur.

Tal vez, en un futuro cercano para otras citas internacionales, no sólo podrán a reunirse a los dos hermanos, sino hasta cuatro.

La familia también cuenta con Jorge, de 24 años y un especialista de decatlón que alcanzado los 7.000 puntos; y Adrián, el benjamín de todos con 19 y que se mueve entre en los saltos de longitud y altura. Los cuatro son oriundos de Agua Prieta, en el estado de Sonora.

Luis, de 26 años, es el mayor de los cuatro y el miércoles debutará en un Mundial con su ronda eliminatoria. Avalado con un salto de 8,46 metros logrado el mes pasado en la Universiada de Kazán, Rivera asoma con la opción más factible de subir al podio en Moscú.

"Lo veo relajado y listo", dijo Edgar, quien comparte habitación con Luis en Moscú. "Creo que este año hay tenido buenos logros y eso le ha dado confianza. Estoy seguro que va hacer un gran papel".

Los cuatros combinan las competencias con los estudios: Luis va por un doctorado en ingeniería industrial; Edgar acaba de completar la licenciatura en el mismo campo; Jorge estudia una maestría en finanzas; y Adrián recién se ha matriculado para la universidad.

¿Podremos verlos algún día a todos juntos en una competencia internacional?

"¿Por qué no? Hay que soñar, hay que pensar que es posible", dijo Edgar. "Yo creo que mis hermanos tienen el talento para representar a México en eventos importantes".

Los Rivera son si acaso uno de varios familiares que se encuentran en el estadio Luzhniki. La lista es extensa.

De Estados Unidos están Ashton Eaton, quien acaba de conquistar su primer título mundial en el decatlón y que ahora rema a favor de la mujer con la que se casó el mes pasado. Se trata de Brianne Theisen Eaton, una canadiense que peleaba por las medallas en el heptatlón.

También están los esposos Maria Abakumova y Dmitri Tarabin, ambos líderes en el ránking mundial del lanzamiento de la jabalina.

Atención con los mellizos belgas Jonathan y Kevin Borlee, de 25 años, en los 400 metros. Ambos alcanzaron las semifinales, con Jonathan como el sobreviviente. Aún tienen otro compromiso en Moscú, ya que competirán en el relevo 4x400, en el que serán acompañados por un tercero hermano, Dylan, 20 años. Será la primera vez en un Mundial que tres hermanos compiten en la misma prueba.

Jonathan y Kevin no son los únicos mellizos. De Chile desembarcaron Yerko y Edward Araya, el primero ya actuó en la marcha de 20 kilómetros y el segundo lo hará el miércoles en la de 50.