Plan de asentamientos de Israel afecta negociación

Israel sigue adelante con sus planes para construir casi 900 viviendas en Jerusalén oriental, dijo el martes una funcionaria israelí, una decisión que molestó a los palestinos antes de que las conversaciones de paz en Medio Oriente inicien por primera vez en años.

El anuncio israelí podría afectar las negociaciones que arrancan el miércoles, tras meses de mediación del secretario de Estado norteamericano John Kerry. En un gesto inicial previo a las reuniones, Israel se alistaba a poner en libertad a 26 prisioneros palestinos, muchos de ellos implicados en mortíferos atentados contra israelíes, el último minuto del martes. En total, Israel liberará a 104 palestinos que cumplen sentencias largas.

El martes, la Corte Suprema de Israel rechazó una apelación presentada por familiares de personas que murieron en ataques palestinos que impediría la liberación.

La última ronda de negociaciones sustanciales se vino abajo a finales de 2008, y las pláticas de paz han permanecido estancadas principalmente por el tema de la construcción de asentamientos israelíes en territorios en los que palestinos buscan fundar su futuro estado. Las autoridades palestinas argumentan que los asentamientos, ahora hogar de más de 500.000 israelíes, dificultan cada vez más forjar su estado y que la continua construcción israelí es una muestra de mala fe.

Hanan Ashrawi, una funcionaria palestina de alto rango, dijo que los planes de asentamientos de Israel son una bofetada a los palestinos y a Kerry.

"No es sólo un sabotaje deliberado a las negociaciones, sino realmente una destrucción del resultado", informó.

Ashrawi exhortó a Kerry a "hacerle frente a Israel" y dar una respuesta enérgica.

Mark Regev, vocero del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, rechazó la acusación palestina.

"Los palestinos saben que Israel rechazó su petición de frenar los asentamientos como una precondición a esas negociaciones, no pueden decir lo contrario", dijo Regev.

El plan de asentamiento, que recibió una aprobación inicial el año pasado, ampliaría la demarcación del barrio judío de Gilo hacia barrios palestinos. Los planes para 900 unidades habitacionales en Gilo es adicional a otro anunciado esta semana de levantar otras 1.200 viviendas en asentamientos de Cisjordania y Jerusalén oriental.

La vocera del Ministerio del Interior Efrat Orbach, confirmó que fue otorgada la aprobación para ampliar Gilo.

Orbach dijo que son necesarias más aprobaciones y que podrían pasar años antes de que comience la construcción.

Sin embargo, el activista Lior Amihai, del grupo contrario a los asentamientos Paz Ahora, dijo que el plan no necesita más aprobaciones y que las obras podrían comenzar teóricamente dentro de unas semanas.

Los palestinos se han negado a reanudar las negociaciones de paz con Israel a menos que detengan la construcción del asentamiento. Las autoridades israelíes se rehúsan.