Fallece la jueza argentina Carmen Argibay

La jueza Carmen Argibay, la primera ministra de la Corte Suprema argentina en ser nombrada por un gobierno constitucional, falleció el sábado. Tenía 74 años.

El deceso ocurrió a las 14.05 locales (17.05 GMT) en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento, donde se encontraba internada desde el 1 de mayo. La causa del fallecimiento fue una cardiopatía agravada por un enfisema pulmonar.

Nacida el 15 de junio de 1939, la jueza fue presa política en la última dictadura argentina (1976-1983) y, décadas más tarde, el 3 de febrero de 2005, se convirtió en la primera mujer en ser propuesta por un gobierno democrático para integrar el más alto tribunal de justicia de Argentina tras ser nominada por el presidente Néstor Kirchner (2003-2007).

El jefe de Gabinete del gobierno argentino, Jorge Capitanich, lamentó la muerte de la magistrada y aseveró que "Argibay contribuyó al mejoramiento institucional".

"Desde el gobierno ya nos pusimos a disposición de la familia", aseguró.

Por su parte, Florencio Randazzo, ministro del Interior y Transporte, afirmó que la muerte de Argibay "fue una noticia dura".

La jueza se declaraba atea y defendió públicamente el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, lo que le valió las críticas de la Iglesia católica.

En el ámbito internacional, formó parte del Tribunal Penal que juzgó crímenes de guerra en la ex Yugoslavia; integró la Asociación Internacional de Derecho Penal y fue miembro fundador de la Asociación Internacional de Mujeres Jueces, entidad que presidió entre 1998 y 2000. Además, fundó la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina.