Líderes de Sudán del Sur alcanzan cese del fuego

El presidente de Sudán del Sur ha concertado un acuerdo de paz con un líder rebelde, dijo el viernes un bloque regional africano, ante la alarma internacional que había suscitado un círculo vicioso de matanzas de represalia ese país.

El acuerdo significa "un cese inmediato de las hostilidades en un plazo de 24 horas tras la firma" y "acceso humanitario sin obstáculos" hacia todas las personas afectadas por los meses de conflicto, señaló en un comunicado el bloque político conocido como IGAD, que media en la crisis.

La violencia étnica en el país más joven del mundo estalló en diciembre, y ha causado miles de muertos y 1,3 millones de desplazados. El Consejo de Seguridad de la ONU ha expresado "horror" ante las recientes matanzas de civiles.

En un comunicado, la Consejera de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, elogio el acuerdo y dijo que éste genera esperanzas de poner fin a la crisis.

Un alto el fuego en enero entre el presidente Salva Kiir y el líder rebelde Riek Machar se vino abajo en unos pocos días.

Rice llamó a Kiir y Machar a que den seguimiento al acuerdo de paz firmado en Addis Abeba, Etiopía, "poniendo fin a la violencia y negociando de buena fe para alcanzar un acuerdo político".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, demandó a ambas partes que "conviertan de inmediato los compromisos en acciones en el terreno".

La reunión del viernes en Addis Abeba fue la primera cara a cara entre Kiir y Machar desde que estalló la violencia a gran escala, y tuvo lugar una semana después que el secretario de Estado norteamericano John Kerry se reuniera con Kiir para exhortarlo a una revitalización del diálogo de paz.

Kiir y Machar acordaron establecer un "gobierno de transición de unidad nacional" que propicie nuevas elecciones, dijo la declaración de IGAD.

Ambos acordaron reunirse de nuevo en un mes, mientras el IGAD encabeza el diálogo sobre las condiciones para la transición.

El acuerdo fue concertado semanas después de que se incrementaran las preocupaciones entre la comunidad internacional.

El secretario general de la ONU dijo durante una visita a Sudán del Sur esta semana que el país ha sido escenario de graves violaciones a los derechos humanos.

La ONU dijo en un nuevo informe que se habían cometido serias violaciones de derechos humanos y de las leyes internacionales.

Gran parte de la violencia tiene carácter étnico; los responsables son soldados leales a Kiir, de la etnia dinka, y rebeldes aliados al ex vicepresidente Machar, que es de la etnia nuer.