CNA aventaja en elecciones sudafricanas

El Congreso Nacional Africano tiene una ventaja considerable en el recuento casi completado de las elecciones sudafricanas, mientras los resultados parciales indican también un avance de rivales de la oposición que prometieron cambios después de 20 años en el poder del partido que encabezó la lucha contra el régimen de segregación racial.

La comisión nacional electoral dijo el viernes que se había completado el recuento de casi el 99% de los distritos electorales de la nación.

El Congreso Nacional Africano recibía el 62,2% de los votos, un porcentaje algo menor del que recibió en las elecciones de 2009. El principal grupo de oposición, la Alianza Democrática, tenía 22,2%, con una ganancia en comparación a la elección anterior y los Combatientes por la Libertad Económica, un nuevo partido que pretende distribuir la riqueza entre los pobres, conseguían el 6,3%.

Los resultados finales se anunciarán el sábado, dijo la comisión electoral.

La concurrencia fue del 73% de los 25 millones de sudafricanos, la mitad de la población, que se registraron para las elecciones nacionales y provinciales efectuadas el miércoles. Según el sistema de representación proporcional en Sudáfrica, las 400 bancas en la Asamblea Nacional serán asignadas a los partidos con base en el número de votos recibidos a nivel nacional.

El Congreso Nacional Africano, que lideró Nelson Mandela, prometió promover las libertades democráticas y suministrar servicios básicos a millones de sudafricanos desde el fin del régimen de minoría blanca en 1994. Su reputación se vio empañada en 2012 por la matanza de varias decenas de manifestantes a manos de la policía, que recordaron los excesos de la era del apartheid y un escándalo por la inversión de 20 millones de dólares en fondos estatales en la casa privada del presidente Jacob Zuma.

De todos modos, el resultado relativamente sólido del CNA refleja el continuo apoyo popular pese a los escándalos y su capacidad para resistir el desafío de la Alianza Democrática, un partido con raíces en la oposición de los liberales blancos al apartheid desde hace décadas que ha buscado expandir su influencia más allá de su bastión en Cabo Occidental, una de las nueve provincias sudafricanas.

La Alianza Democrática, que tiene políticas centristas e hizo campaña en una plataforma que promete más empleos y la lucha contra la corrupción, busca ganar influencia en las zonas urbanas antes de las elecciones municipales de 2016.

Como protagonista nuevo en el parlamento, los Combatientes por la Libertad Económica presumiblemente serán críticos del CNA, que ha resistido los llamamientos a una transformación radical de la economía pese a quejas del gobierno de que gran parte de la economía sigue en manos de sudafricanos blancos, un legado de la discriminación oficial durante el apartheid. El partido es conducido por Julius Malema, que fue expulsado como director de la rama juvenil del partido gobernante.