Scorea: Quieren arrestar a director de naviera

Fiscales sudcoreanos buscarán arrestar al director de la compañía propietaria del ferri que se hundió el mes pasado causando la muerte de más de 300 personas, en su mayoría estudiantes de preparatoria, informaron autoridades el viernes.

Los fiscales pidieron a una corte que emita una orden de arresto contra Kim Han-sik, presidente de Chonghaejin Marine Co, bajo acusaciones de sobrecarga en el buque, informó un juez en el puerto de Mokpo, situado en el sur del país, quien habló a condición de que se respetara su anonimato en obediencia a las reglas del departamento.

La corte de Mokpo ha interrogado a Kim y se espera que decida si aprueba su arresto el viernes por la tarde, informaron funcionarios de la corte.

Autoridades consideran que el almacenamiento incorrecto y la sobrecarga pudieron provocar el hundimiento del ferri el 16 de abril. Cuatro empleados de Chonghaejin Marine Co encargados del manejo de la carga ya han sido arrestados y Kim enfrenta acusaciones de que estaba al tanto de que el barco llevaba exceso de carga pero no hizo nada para impedir el viaje, dijo el fiscal Yang Jung-jin. Kim fue detenido el jueves.

"Siento pena por las víctimas y sus familias. Cometí un pecado grave", dijo Kim, quien llevaba una máscara y una gorra, a los periodistas en un centro de reclusión de Mokpo, de acuerdo con imágenes transmitidas por la TV sudcoreana.

A más de tres semanas del hundimiento se han recuperado 273 cadáveres pero 31 personas aún están reportadas como desaparecidas. Fuertes marejadas, mal clima y los escombros que flotan en la nave han obstaculizado la búsqueda. Un buzo civil quedó inconsciente mientras participaba en la búsqueda el martes y murió.

Familiares de las víctimas y otros ciudadanos han criticado acremente al gobierno por su manejo de la operación de rescate y las fallas en la regulación que podrían haber provocado el siniestro.

Familiares de las personas muertas en el hundimiento marcharon el viernes a la Casa Azul, la residencia presidencial, para demandar una reunión con la presidenta Park Geun-hye pero fuerzas policiales les impidieron el paso. Los manifestantes entonces se sentaron en las avenidas cercanas al palacio presidencial tras expresar a altos funcionarios del gobierno su deseo de reunirse con Park. No se reportaron hechos de violencia.

Park se ha disculpado por el hundimiento al menos en tres ocasiones pero sus disculpas se hicieron durante reuniones de funcionarios, líderes religiosos o en el aniversario del natalicio de Buda. Los familiares y críticos sostienen que Park debería pronunciar un discurso especial sobre el hundimiento en el que se dirija a todo el país.