Clérigo egipcio llora en juicio en NY

Un clérigo egipcio famoso por sus discursos incendiarios en una mezquita de Londres lloró el jueves al describir el asesinato de musulmanes en Bosnia en la década de 1990 durante los testimonios en su juicio por terrorismo, pero rio cuando dijo a un jurado de Manhattan que escuchó decir que perdió las manos como castigo por robar cuando en realidad las perdió en un accidente con explosivos.

En el segundo día de testimonio de Mustafá Kamel Mustafá fue emotivo cuando habló de los asesinatos de musulmanes, de Osama bin Laden y de cómo perdió un ojo y las dos manos en 1993.

Lloró al hablar de la masacre de 1995 de miles de hombres y niños musulmanes en Bosnia. Y volvió a llorar cuando describió el momento en que habló con una mujer cuyo hijo fue asesinado en Bosnia.

Los fiscales cuestionaron si los acontecimientos mundiales que afectaron a los musulmanes en la década de 1990 tienen cabida en un juicio en el que Mustafá está acusado de confabularse para ayudar a terroristas que tomaron como rehenes a 16 personas en Yemen en 1998 y conspirar para ayudar a al-Qaida al crear campamento de entrenamiento en Oregon dos años después.

Al definir a Mustafá como una "figura política", la jueza Katherine Forrest dijo que los fiscales deben dejarle describir sus opiniones sobre acontecimientos que fueron mencionados durante las tres semanas en las que el gobierno presentó evidencias.

"Les guste su punto de vista o no, son sus puntos de vista y hay que dejar que los ponga en contexto", dijo Forrest. "Ustedes los hicieron importantes (esos temas), nadie los hizo importante más que ustedes".

Forrest acusó a un fiscal de verla "como si estuviera loca" mientras hablaba y agregó que Mustafá podría pasar el resto de su vida en prisión si lo declaran culpable.

El abogado de Mustafá, Joshua Dratel, lo interrogó sobre varios temas, como Osama bin Laden. Mustafá dijo que bin Laden era "un hombre muy carismático. La gente lo ama, yo entre ellos".

Explicó que perdió las manos cuando un explosivo líquido se derramó cuando lo estaba manipulando en agosto de 1993 cuando trabajaba como ingeniero civil, durante las pruebas que realizaba el ejército pakistaní en Lahore, donde vivían oficiales de seguridad pakistaníes.

Agregó que pasó un mes en un hospital y que fue señalado injustamente de haber provocado la explosión. En el accidente también perdió su ojo.

Mustafá dijo que el ejército pakistaní no lo acusó pero que le pidió que no "los avergonzara por lo que sucedió".

Rio cuando dijo que después escuchó rumores que decían que había ido a Arabia Saudita, donde le habían cortado las manos por tratar de robar algo.

Mustafá también hizo reír al tribunal cuando dijo cómo cambió el nombre de su pasaporte cuando viajó a Bosnia a mediados de la década de 1990.

"Pagas 25 libras y dices: 'Quiero ser John Travolta y eres John Travolta''', dijo.

Cuando la juez le preguntó si le pusieron John Travolta, respondió: "No señora", causando más risas.