Paraguay: despliegue para liberar a secuestrado

Agentes militares y policiales comenzaron a desplegarse por tierra y aire en el norteño departamento de Concepción para intentar capturar a miembros del grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo y liberar a un joven que mantienen secuestrado desde hace 35 días.

El joven de 16 años fue raptado el 2 de abril en el interior de la finca de su familia en Azotey, departamento de Concepción, a unos 440 kilómetros al norte de Asunción.

Los rebeldes lo utilizaron como escudo humano durante un tiroteo con militares mientras escapaban al interior de la selva.

En tanto, el juez penal Hernán Centurión del pueblo Horqueta, cercano a la zona, ordenó el bloqueo de las cuentas bancarias de los padres del joven y de sus familiares cercanos como tíos y primos.

El fiscal del caso, Federico Delfino, dijo a periodistas que solicitó el bloqueo de acuerdo con la ley antisecuestro "para evitar nuevas posibles extorsiones de los criminales".

Los familiares del joven informaron que a pedido de los guerrilleros obsequiaron alimentos no perecederos por 50.000 dólares a pobladores en extrema pobreza de dos aldeas de la zona. Pese al cumplimiento de esa orden, el joven no fue liberado.

"Probablemente lo que busca el EPP es tratar de mantener atados de pies y manos a los organismos de seguridad", dijo el ministro del Interior Francisco de Vargas, según publicó la página digital de la secretaría de Estado.

Agregó que "no caeremos en el juego de dejar el territorio libre al EPP porque probablemente eso es lo que desea", al justificar el despliegue de agentes en vehículos blindados y helicópteros.

De Vargas confirmó que la Conferencia Episcopal Paraguaya ofreció intermediar entre el gobierno y la guerrilla para la liberación del joven pero no dio detalles de cómo se haría la negociación.

La banda de rebeldes opera en los norteños departamentos de Concepción, San Pedro y Canindeyú. Desde 2008 mató a tres militares, 13 policías y 22 civiles.