EEUU: rechazan boicot olímpico por Snowden

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos rechazó enfáticamente el miércoles las sugerencias de que Estados Unidos debería boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi si Rusia concede asilo al informante de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden.

"¿Por qué íbamos a querer castigar a los atletas estadounidenses que han estado entrenando durante tres años para competir en los Juegos Olímpicos debido a un traidor que no puede encontrar un lugar al cual llamar hogar?" dijo en una conferencia de prensa el republicano John Boehner.

A Boehner le preguntaron acerca de la idea del senador republicano Lindsey Graham, quien planteó que si Rusia proporciona un refugio a Snowden, Estados Unidos debería considerar dejar en casa a los atletas norteamericanos durante los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, programados para febrero próximo.

Boehner dijo que su copartidario Graham estaba "totalmente equivocado".

Snowden, quien reveló detalles sobre los programas de espionaje de Estados Unidos para vigilar las actividades en internet, solicitó asilo temporal en Rusia tres semanas después de llegar a un aeropuerto de Moscú procedente de Hong Kong.

Estados Unidos quiere que Snowden sea extraditado para enfrentar un juicio por espionaje.

En 1980, Estados Unidos boicoteó los Juegos Olímpicos en Moscú por cuenta de la invasión rusa en Afganistán. El Comité Olímpico de Estados Unidos dijo el miércoles en un comunicado que se opone firmemente a la idea de que el boicot beneficia los intereses del país.

"Si hay alguna lección que aprender del boicot estadounidense de 1980, es que los boicots olímpicos no funcionan", dijo el portavoz del comité Patrick Sandusky. "Nuestro boicot de los Juegos Olímpicos de 1980 no contribuyó a una resolución satisfactoria del conflicto subyacente. Sin embargo, sí privó a cientos de atletas estadounidenses, todos los cuales se habían dedicado por completo a representar a nuestro país en los Juegos Olímpicos, de una oportunidad única en la vida".

El destino de Snowden ha enturbiado las ya tensas relaciones entre Washington y Moscú.