México acusa a alto exfuncionario por narco

Un alto exfuncionario del estado occidental de Michoacán fue acusado formalmente por cargos de delincuencia organizada y narcotráfico, tras encontrar evidencias de vínculos con un cartel de las drogas.

El responsable de investigaciones contra el crimen organizado de la Procuraduría General de la República, Rodrigo Archundia, dijo el miércoles que una juez concedió una orden de arresto formal contra José Jesús Reyna, quien hasta hace unas semanas fungió como secretario de Gobierno de Michoacán, un estado afectado por la presencia del cartel de las drogas de Los Caballeros Templarios.

Reyna fue retenido a principios de abril y sometido a un arraigo, una figura para mantener sin cargos en prisión preventiva a una persona sospechosa de cometer un delito.

Archundia no mencionó el grupo del crimen organizado con el que tendría vínculos Reyna, pero en las últimas semanas el procurador general Jesús Murillo dijo a la prensa que tenían evidencias de que Reyna se había reunido con miembros de Los Caballeros Templarios, incluido el actual líder prófugo, Servando Gómez.

Reyna fue acusado de delincuencia organizada con la finalidad de cometer delitos contra la salud, es decir, narcotráfico.

El funcionario dijo que durante el periodo de detención preventiva, un fiscal recabó entre otras pruebas declaraciones "que confirmaron que Jesús Reyna sostuvo varias reuniones con integrantes de la delincuencia organizada".

Reyna fue el primer ex funcionario de alto nivel que es detenido por presuntos nexos con ese cartel de las drogas, aunque en las semanas posteriores también han sido detenidos dos alcaldes también por supuestos vínculos con Los Caballeros Templarios.

En su calidad de secretario general, Reyna era el segundo funcionario más importante del estado, sólo por debajo del gobernador Fausto Vallejo, del Partido Revolucionario Institucional, el mismo del presidente Enrique Peña Nieto.

El procurador Murillo había dicho que Reyna no era el único funcionario ligado al cartel de las drogas que extorsionaba prácticamente a cualquier negocio en el estado, pequeño o grande.

Aunque en lo que va del año ya han caído o muerto varios líderes de la organización, aún está prófugo Gómez, alias "La Tuta".