Bolivia: militares abandonan protestas

Los suboficiales y sargentos bolivianos que protagonizaron protestas pidiendo igualdad de oportunidades retornaron a sus cuarteles, se informó oficialmente el miércoles.

"El personal se incorporó al 100%", dijo a The Associated Press el suboficial Freddy Sucojayo, uno de los líderes de la protesta.

Los militares realizaron protestas por más de 15 días exigiendo las mismas condiciones de trabajo y estudio que los militares de rangos superiores. También pedían que se dejaran sin efecto las 715 bajas aplicadas como sanción por las marchas y protestas que protagonizaron en las calles de La Paz. Hasta el fin de semana más de 400 bajas habían quedado sin efecto.

Esta fue la primera huelga de militares en Bolivia. Los huelguistas sostenían que los oficiales de rango superior tenían trato preferente en estudios y condiciones laborales.

Los oficiales se forman en la academia militar a la que generalmente acceden clases medias y sectores con mejores ingresos económicos. Sargentos y suboficiales, que en su mayoría son migrantes de origen indígena y de estratos sociales pobres, se forman en la Escuela de Sargentos.

Las diferencias se mantienen en los cuarteles, según los huelguistas, pero el ministro de Defensa Rubén Saavedra aseguró que la situación cambió en los últimos años y puso de ejemplo que ya no hay sanitarios exclusivos para jefes y oficiales y otros para sargentos y suboficiales.

Los sargentos también pedían acceder a becas en una universidad militar para graduarse de ingenieros, como los oficiales.

"Quiero dejar claro que no estamos bajando la guardia, no hubo amenazas de ninguna sanción, no hubo acuerdo con el alto mando", informó la víspera en conferencia de prensa el suboficial Lorgio Cartagena.