Siemens se reorganiza

La empresa industrial alemana Siemens AG ha iniciado una amplia reestructuración para elevar sus decepcionantes beneficios y competir mejor con rivales como General Electric.

La compañía anunció el miércoles que eliminará un sector de su gerencia de alto nivel, adquiriendo un negocio clave para fortalecer su división generadora de energía y desprendiéndose de su negocio de aparatos para sordos.

Siemens es una enorme empresa con 359.000 empleados en todo el mundo que fabrica desde turbinas de gas y eólicas a trenes, aparatos médicos, maquinaria fabril y pertrechos de seguridad. Sin embargo, tiene apuros para reducir costos y elevar beneficios.

Su nuevo director general, Joe Kaeser, espera poder reducir de 16 a 9 los sectores que supervisan una gran variedad de negocios. Cada división tendrá asignada una meta de ganancias mientras Siemens intenta centrarse en sectores en los que pueda crecer y maximizar sus ganancias.

La eliminación de un sector de la gerencia reducirá la burocracia, acelerará la toma de decisiones y ahorrará 1.000 millones de euros al año, dijo la empresa.

Kaeser, que describió los cambios en una conferencia de prensa el miércoles en Berlín, se hizo cargo de la dirección de la empresa el año pasado después que su predecesor, Peter Loescher, no alcanzara varios objetivos de beneficios.

La reorganización tiene lugar cuando Siemens considera adquirir un sector generador de energía de la francesa Alstom, que ya recibió una oferta de la estadounidense General Electric. Kaeser rechazó las conjeturas de que Siemens no es seria en la compra de Alstom. "Si no fuera en serio, no perdería mi tiempo o el tiempo de mi equipo".

Mientras tanto, la empresa acordó adquirir el sector de turbinas de gas y compresores a la británica Rolls-Royce PLC por 950 millones de euros (1.320 millones de dólares).

Siemens dividirá además su sector de aparatos para sordos mediante una oferta en bolsa, y regentará su sector médico como una entidad separada dentro de Siemens.

Las acciones de Siemens, con sede en Múnich, subían un 1,6% a 95,28 euros pasado el mediodía en la contratación europea.