España desmantela red de sicarios colombianos

La policía española arrestó el martes a 13 personas acusadas de integrar una oficina de sicarios de una de las bandas del narcotráfico más peligrosas de Colombia.

La operación, en coordinación con la policía colombiana, se desarrolló en Madrid y Barcelona. Los detenidos son nueve colombianos, dos ecuatorianos, un guatemalteco y un paquistaní, a los que se imputan los delitos de secuestro, homicidio, narcotráfico y tráfico de armas.

El jefe de la banda en España fue identificado como John Marlon Salazar Gómez, perteneciente al llamado clan colombiano Usuga. Según la investigación, Salazar fue enviado a la capital española por orden de Dairo Antonio Usuga, alias "Otoniel", dijo el director de la policía nacional de Colombia, el general Rodolfo Palomino, en Bogotá.

"Otoniel" es uno de los narcotraficantes más temidos en Colombia. Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares a quien aporte información que permita su captura.

En España, Salazar, también llamado "el inválido" porque un atentado le dejó en silla de ruedas, organizó una sucursal de sicarios. El grupo viajaba por Europa para ubicar y presionar a los contactos que no pagaban los cargamentos de cocaína que recibían.

"Por ese actuar delincuencial a la estructura se le atribuyen 19 homicidios y cuatro secuestros", aseguró Palomino.

La organización preparaba actualmente el secuestro de un empresario colombiano afincado en Barcelona al que exigían el pago de más de 10 millones de dólares.

La policía española aseguró que es el cuarto grupo de sicarios que se desmantela en el país ibérico desde 2011, cuando comenzó una operación internacional destinada a perseguir estas actividades en colaboración con las autoridades colombianas e Interpol.