Agresor de hospital en Ohio sospechaba de otros

Un hombre acusado de una balacera en un hospital para veteranos de guerra en Ohio dijo que intentaba intimidar a ex compañeros de trabajo que él creía que estaban teniendo relaciones inapropiadas con su esposa e hija, según documentos de la corte.

Una persona resultó con una herida de bala en el tobillo el lunes cuando la pistola de Neil Moore se disparó en una sala de descanso del hospital, dijeron las autoridades.

Moore, de 59 años, residente de Trotwood, fue acusado el martes en Dayton por cargos simples de agresión con un arma peligrosa y por uso de un arma letal durante la comisión de un crimen violento.

Investigadores dijeron que Moore entró a la sala donde varias personas estaban jugando cartas y les apuntó con un revólver diciendo "no se metan con mi familia".

Las autoridades señalaron que uno de los participantes en el juego de cartas se abalanzó sobre Moore, golpeando su revólver calibre 38. El arma se disparó al menos tres veces, lesionando en el tobillo a un hombre.

Moore se fue entonces hacia un elevador, desde donde apuntó con el arma a otra persona antes de huir del edificio, según los documentos de la corte.

Moore manejó entonces su camioneta pickup a la casa de su hermana en Trotwood y ella lo llevó a un hospital en Dayton para una evaluación médica, señalaron las autoridades. Moore fue arrestado en el hospital.

Moore, un ex empleado del hospital de veteranos, dijo a la policía que participaba regularmente en juego de cartas con los compañeros de trabajo cuando laboraba ahí. Indicó que fue al hospital el lunes con la intención de intimidar con la pistola a dos ex compañeros que creía estaban involucrados en relaciones con su esposa e hija, quienes supuestamente aún trabajan en el hospital, señalaron las autoridades.

Él intentó "mantener inmóviles a los ex compañeros de trabajo a punta de pistola mientras los golpeaba con su mano derecha", indican documentos de la corte.

La policía identifica al hombre herido como Paul Burnside, de 61 años, un auxiliar de limpieza.

La hija de Burnside, Shirneal Burnside, de 16 años, dijo el lunes afuera de su casa que su hermana le llamó por teléfono para decirle sobre la balacera, pero que tenía pocos detalles de los hechos.

Stephanie Brooks, cuñada de Moore, dijo el lunes a reporteros afuera de la casa de la familia en Trotwood, suburbio de Dayton, que la familia estaba devastada. "Todos estamos confundidos y tratando de descifrar qué ocurrió", agregó.

Cada uno de los cargos que enfrenta Moore conlleva una sentencia máxima de 10 años en prisión y una posible multa de hasta 250.000 dólares.