Corte de California decidirá sobre desfibriladores

La existencia de desfibriladores en los comercios detallistas es un tema que será decidido pronto por la Corte Suprema de California.

Mary Ann Verdugo, de 49 años, hacía unas compras con su madre en un comercio Target del sur de California cuando se desmayó y falleció debido a una súbita parada cardíaca antes de que llegaran los paramédicos.

La gerencia de Target transmitió su pésame a la familia Verdugo, considerando el incidente una tragedia inevitable. La familia no compartió ese parecer y presentó una demanda civil por muerte evitable, sosteniendo que Target debería haber tenido en el establecimiento un desfibrilador automático externo y un empleado entrenado para usarlo y suministrar con él una descarga eléctrica al corazón de Verdugo con el fin de reanimar sus latidos.

El martes, la Corte Suprema de California considera el caso de si Target y otras cadenas importantes de comercios en el estado deben tener desfibriladores listos para ser usados en los clientes con paro cardíaco.

Target y sus partidarios sostienen que ese requisito es costoso e injusto para los detallistas, ya que los hace vulnerables en otras emergencias médicas. Los partidarios de los desfibriladores sostienen que la parada cardíaca es diferente a otras emergencias. Y el aparato no es caro y de fácil uso por lo que debería ser obligatorio en los grandes comercios detallistas.

Los 50 estados y el gobierno federal tienen leyes que exigen a diversas entidades tener desfibriladores en sus instalaciones, empezando por la Florida con una ley aprobada en 1997.

Y nadie duda de la utilidad del desfibrilador para evitar la muerte si es usado inmediatamente tras una parada cardíaca.

Al contrario que un ataque cardíaco, la parada cardíaca ocurre frecuentemente sin aviso ni síntomas y puede afectar un corazón sano. Puede ser corregida, empero, con una descarga eléctrica del desfibrilador.

La Corte Suprema de California debe fallar antes de 90 días, por ley.