Europa aplica impuesto financiero

Once naciones de la Unión Europea acordaron adoptar un impuesto a las transacciones financieras a partir del 2016, dijo el martes el ministro de Hacienda austriaco Michael Spindelegger.

Esas naciones -- incluyendo Alemania, Francia, Italia y España -- cobrarán inicialmente un impuesto solamente a la compra venta de acciones y algunos derivados, dijo Spindelegger en una reunión de los 28 ministros de Hacienda realizada en Bruselas.

Las autoridades europeas comenzaron a gestar ese impuesto tras la crisis financiera del 2008-09, para combatir la especulación y recuperar fondos del erario tras rescatar los gobiernos a los bancos, aunque sin lograr la unanimidad requerida en una solución de la UE.

Gran Bretaña, el mayor centro financiero, se opone rotundamente al plan por considerarlo una medida populista que dañará la economía y minará la competencia global de los bancos.

"No es un impuesto a los banqueros, en un impuesto a las inversiones en empleo, a las pensiones de la gente, por ello el Reino Unido no desea ser parte de ello", dijo el secretario del Tesoro británico George Osborne.

Spindelegger, que tuvo un destacado papel en las negociaciones del impuesto, dijo que los 11 países trabajarán ahora para superar los obstáculos pendientes a fin de concluir la legislación antes de fin de año.

La carga no será tan amplia como pidieron en un principio sus partidarios, aunque los países esperan llegar a un acuerdo posterior para ampliarla.

La UE calcula que el impuesto podría generar 30.000 millones de euros (42.000 millones de dólares) anuales en ingresos.

Mientras tanto, Osborne denunció la carencia de detalles de la propuesta y amenazó con que Gran Bretaña desafiará cualquier impuesto a las transacciones financieras si afecta a los países de la UE que no participen.

"Si quieren perjudicar el empleo y las inversiones en todo el resto de Europa, tenemos derecho a desafiarlo", insistió el secretario.

___

Juergen Baetz en Twitter: http://www.twitter.com/jbaetz