Datos de avión espía U-2 complicaron tráfico aéreo

El Sistema primario de tráfico aéreo alrededor de Los Angeles se desactivó la semana pasada porque la información del plan de vuelo de un avión de reconocimiento U-2 causó confusión en el software que ayuda a seguir la pista y dirigir los aviones en la región, dijo el lunes la Administración Federal de Aviación (FAA).

Cientos de aviones de todo el país que se dirigían al sur de California recibieron el miércoles la orden de no despegar mientras el control de tráfico aéreo de Los Angeles reiniciaba su sistema informático. Un sistema de apoyo guió a los aviones que ya estaban en el aire.

Pero el problema no tuvo nada que ver con las señales enviadas por el avión de la era de la Guerra Fría.

El U-2 vuela a unos 18.280 metros (60.000 pies) de altura bajo las "reglas de vuelo visuales". Según la FAA una computadora percibió un conflicto entre esa altitud y las reglas de vuelo visuales y comenzó a tratar de indicar al avión que bajara a 3.048 metros (10.000 pies). Pero la cantidad de ajustes necesarios para cambiar el rumbo los demás aviones en la zona abrumó el programa, dijo la FAA.

El Pentágono confirmó que un U-2 de la Fuerza Aérea realizaba operaciones de entrenamiento en la zona. Es común que los U-2 opere en la región y el plan de vuelo fue entregado, dijo el coronel Steve Warren.

La relación entre el U-2 y la desactivación del programa fue reportada inicialmente por NBC News.

Desde el incidente, la FAA analiza qué ocurrió con su nuevo sistema de control de tráfico aéreo ERAM, que permite a los controladores en varios centros de todo el país identificar y dirigir aviones a gran altitud.

El centro de control de Los Angeles dirige el tráfico aéreo a gran altitud sobre el sur y el centro de California, el sur de Nevada, el suroeste de Utah y el oeste de Arizona, excepto el espacio aéreo militar.

En su comunicado, la FAA dijo que ha ajustado el sistema ERAM para exigir detalles de altitud en los planes de vuelo.

"La FAA confía en que estas medidas evitarán que este problema específico vuelva a ocurrir", indicó la agencia.

Cuando el sistema falló, los controladores del sur de California tuvieron que llamar a sus contrapartes en centros vecinos para mantenerlos al tanto del plan de vuelo de cada avión, dijo Nate Pair, presidente del Centro de los Angeles de la Asociación Nacional de Controladores de Tráfico Aéreo. Aunque fue más oneroso que las operaciones normales --cuando las computadoras realizan automáticamente las actualizaciones-- el sistema funcionó, dijo Pair.