Nicaragua: Juzgan a presunto asesino de misionera

Una juez penal de Nicaragua ordenó juzgar a Fernando Aburto Reyes, presunto autor de la muerte de la misionera estadounidense Karen Colclough, cuyo cuerpo apareció cerca las costas del hotel Barceló Montelimar en el Pacífico, se informó oficialmente el lunes.

La jueza Henriette Casco Batres aceptó todas las pruebas ofrecidas por el Ministerio Público de Nicaragua y ordenó que el juicio contra Aburto Reyes se inicie el 23 de junio próximo.

"Estamos ante pruebas pertinentes de robo, violación y femicidio en contra de Karen Colclough, que en paz descanse, por tanto doy lugar a juicio oral y público en contra del acusado", dijo Casco.

De acuerdo con la investigación policial, Aburto Reyes dio muerte por asfixia a la estadounidense luego de robarle una cámara fotográfica en una playa contigua a las costas del hotel Barceló Montelimar situado, 65 kilómetros al sur de Managua.

Colclough, de 37 años y miembro de un equipo de voluntarios de la iglesia de Jackson Hole, Wyoming, abandonó su habitación en el hotel el 11 de abril para tomar unas fotografías y se salió del perímetro de seguridad del hotel de playa.

Las investigaciones indican que cuando intentó retornar, la marea estaba alta y el paso obstaculizado, y Aburto Reyes se le acercó con la supuesta intención de ayudar a regresar al centro turístico, pero en el camino le arrebató la cámara, la golpeó, violó y la asfixió, provocándole la muerte. Su cuerpo fue hallado dos días después.

A pesar de que el día que fue capturado Aburto admitió --según la policía-- que era el autor de la muerte de la estadounidense, el lunes lo negó.

"Es nulo eso, no es cierto que yo lo hice", dijo rápidamente a los periodistas Aburto antes de ser trasladado a las celdas en las que guarda prisión preventiva. "La cámara (de la misionera) mi hermano me la dio a mí", añadió.

La fiscal del caso, Eyling Cruz Rojas, dijo que existen suficientes elementos probatorios para que la justicia condene a Aburto. "La proximidad del hogar (del acusado) al sitio en el que se encontró el cuerpo de Karen, el hallazgo de las pertenencias de la víctima en la casa del acusado y los resultados de genética forense indican que el ADN del acusado estaba en ella, hay convicción de que él es el responsable", dijo Cruz.

La estadounidense cumplía una misión de voluntariado social en la zona central del país. El organismo no gubernamental Agros Internacional, del cual era miembro Colclough, había pedido a la Policía Nacional esclarecer las circunstancias de su muerte, tras varios días de silencio después que se interpusiera la denuncia sobre su desaparición.