Ecuador: Indígenas niegan acceso a comunidad

Cientos de indígenas impidieron el lunes el acceso de las autoridades a la comunidad indígena de Sarayaku, en medio de la amazonia, para verificar la presencia de tres opositores prófugos de la justicia ecuatoriana.

El presidente Rafael Correa, en declaraciones públicas dijo que ningún abogado "puede justificar una barbaridad así, que una comunidad sin tener nada que ver en el problema se crea una república independiente, otorgue asilo a tres fugitivos, y no solo eso, le dé protección con grupos armados".

Agregó que el estado va a "ejercer soberanía en cada centímetro de nuestro territorio, no permitiremos... grupos armados por ancestrales que sea, se va a hacer respetar el estado de derecho, la autoridad legítimamente constituida, se tiene que respetar la sentencia de tribunales de la república".

El ministro del Interior, José Serrano en su cuenta de twitter, informó que "el director de policía judicial y equipo de la policía han ingresado desarmados a pesar de riesgo de tener evidencias como ésta", en referencia a una fotografía de indígenas armados con escopetas custodiando a uno de los fugitivos.

Las autoridades llegaron al lugar en helicóptero.

La policía busca al ex asambleísta Cléver Jiménez, del partido de los indígenas Pachakutik, su asesor Fernando Villavicencio y el exdirigente de los médicos Carlos Figueroa, quienes fueron sentenciados a entre seis y 18 meses de cárcel por calumnias al presidente Rafael Correa. También deberán pagar 145.000 dólares como indemnización al jefe de Estado.

El máximo dirigente de la comunidad Sarayaku, José Gualinga, a través de la cuenta de mensajes de redes sociales comentó a la AP que "ellos llegaron de sorpresa en un helicóptero de la policía, impedimos que se bajen, no pasó nada más".

Precisó que "dos helicópteros sobrevolaron y dijeron que han llegado a resguardar Sarayaku y eso es falso, los que impidieron la acción (de los uniformados) fueron la juventud y la población general".

Los imputados acusaron al mandatario de crímenes de lesa humanidad porque supuestamente dispuso atacar un hospital para rescatarlo durante la revuelta policial de septiembre de 2010.

Los tres recibieron el fallo de última instancia a mediados de abril y desde entonces desaparecieron en el sur del país.

Hace poco se supo que los había acogido la comunidad de Sarayaku, que desde fines de la década de 1990 ha impedido la exploración y explotación de petróleo en sus tierras, incluso mediante acciones violentas.

Serrano señaló, en su cuenta, que el Director de la Policía Judicial "fue rodeado por 300 personas en la comunidad de Sarayaku quienes exigieron que se retire del lugar".

Añadió que estuvieron tan solo cinco minutos y se retiraron con lo cual no pudieron cumplir con la "verificación de la presencia de prófugos de la justicia".

La acción se produjo aunque la semana pasada el dirigente de los indígenas de la amazonia, Nelson Calapucha, aseguró que los tres buscados por la justicia habían dejado la comunidad de Sarayaku.

Correa había acusado a los indígenas de no respetar el Estado de derecho y de crear un Estado dentro de otro Estado por acoger a los tres fugitivos.