Diálogo gobierno-FARC en receso, sin acuerdo

Las delegaciones del gobierno colombiano y de las FARC cerraron el domingo un nuevo ciclo del diálogo de paz, sin firmar un acuerdo definitivo, pero dijeron haber logrado algunos avances parciales sobre el tema de la lucha contra el narcotráfico.

"A lo largo del presente ciclo de conversaciones, discutimos sobre todos los aspectos contenidos en el tema 'Solución al problema de las drogas ilícitas' y logramos acuerdos en distintos puntos" aseguraron ambas representaciones en un comunicado conjunto entregado a la prensa.

Iván Márquez, jefe de la delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, aseguró en una rueda de prensa que a pesar de que no se cerró un acuerdo definitivo en este cierre de ciclo, "tenemos avances significativos, estamos en una construcción, en un buen ambiente, diríamos que inmejorable, y en algún momento vamos a dar noticias en relación con este asunto".

Además las FARC aseguraron que estos avances "nos colocan ad portas del cierre del tercer punto en discusión: solución al problema de las drogas ilícitas", según un comunicado leído por Márquez ante la prensa, al finalizar la sesión de trabajo.

Por otra parte, el jefe guerrillero lamentó que el embajador de Colombia en Estados Unidos, Luis Carlos Villegas, se haya pronunciado a favor de "herramientas como la extradición... para garantizar la no repetición de crímenes por parte de las FARC".

"Este tipo de declaraciones desafortunadas, lejos de aportar a la paz que anhelamos todos, mete ruidos de chantaje que son inadmisibles" agregó Márquez, cuyo nombre legal es Luciano Marín Arango.

Para el rebelde, "la insensatez de chantajear" así como las fumigaciones aéreas de las zonas de cultivos ilícitos, "configura una torpeza que obstruye el buen ritmo de los avances en materia de construcción de los consensos requeridos para concretar el Acuerdo Final".

Márquez señaló también que las FARC insistieron en la necesidad de conformar una comisión para el esclarecimiento del conflicto, una propuesta que el guerrillero consideró como la preparación con vistas a comenzar la discusión del tema de víctimas que sería puesto sobre la mesa cuando las partes lleguen a un acuerdo sobre el punto del narcotráfico, actualmente en debate.

La delegación del gobierno, encabezada por Humberto de la Calle, no hizo declaración alguna a la prensa. Ambas representaciones informaron que volverán a la mesa de diálogo el 12 de mayo.

El presidente Juan Manuel Santos --un economista de 62 años que fue elegido presidente de Colombia en junio de 2010 y aspira a ser reelegido por cuatro años más en los comicios del 25 de mayo-- y las FARC han manifestado en varias oportunidades su deseo de llegar a fondo en estas conversaciones, con el objetivo de desactivar cinco décadas de conflicto armado.

Desde noviembre de 2012 las dos partes debaten en Cuba a partir de una agenda de seis puntos acordada antes de comenzar las conversaciones. Hasta la fecha se lograron acuerdos en dos puntos: la reforma agraria y problemas relacionados con la tierra, así como la participación política, mientras en los últimos meses están debatiendo sobre el tercer tema: solucionar el problema de la drogas ilícitas.

Creadas a comienzos de la década de 1960, las FARC cuentan con unos 9.000 miembros en armas y son la guerrilla activa más antigua del continente. Cuba y Noruega, junto con Chile y Venezuela ofician como facilitadores del proceso.