Reducen privilegios a ex dictador boliviano

Autoridades penitenciarias de Bolivia conminaron a un ex dictador que purga una condena de 30 años, a devolver dos de las tres celdas que ocupa en un penal de La Paz para dar cabida a otros presos, se informó el miércoles.

El general Luis García Meza, de 83 años de edad, preso en el penal de Chonchocoro, en las afueras de La Paz, debe devolver hasta el viernes las dos celdas y quedarse en una; de lo contrario la policía vaciará las pertenencias del reo y las llevará al único calabozo que ocupará en adelante, "como corresponde a todo privado de libertad", dijo en un comunicado emitido el miércoles la Dirección de Régimen Penitenciario.

Ramiro Llanos, director de esa oficina del gobierno, entregó la notificación al ex dictador (1980-1981) en un hospital militar de La Paz donde el ex dictador pasa la mayor parte del tiempo debido a múltiples problemas de salud.

García Meza derrocó a la presidenta Lidia Gueiler en julio de 1980 en un cruento golpe, pero apenas duró en el cargo trece meses. Fue condenado a 30 años de prisión sin derecho indulto por violación de los derechos humanos y daño económico al Estado.

En 1995 fue extraditado de Brasil y desde entonces cumple su condena, pero el ex militar visita ocasionalmente su prisión debido a su estado de salud. Hace tres años las autoridades penitenciarias retiraron de la celda una sauna personal, un gimnasio, una parrilla para churrascos y un teléfono fijo que tenía en reo en un pequeño departamento dentro del penal.

En esa cárcel está recluido su ex ministro del Interior Luis Arce Gómez condenado a 30 años por el asesinato de dirigentes izquierdistas durante ese gobierno. Arce Gómez ocupa una celda común desde 2009 cuando fue extraditado de Estados Unidos donde purgó una condena de 16 años de cárcel por narcotráfico.

La Dirección de Régimen Penitenciario lleva adelante una reordenamiento en las cárceles más atestadas del país para descongestionarlas.