EEUU confirma su primer caso de virus MERS

Las autoridades de salud de Estados Unidos confirmaron el primer caso de un norteamericano infectado con un misterioso virus MERS, que ha enfermado a cientos de personas en Medio Oriente.

El hombre enfermó con el Síndrome Respiratorio del Oriente Medio (MERS por sus iniciales en inglés) después de llegar a fines de la semana pasada procedente de Arabia Saudí, donde trabajaba en el ámbito de la salud. Está hospitalizado en buen estado en el noroeste de Indiana, dijeron el viernes funcionarios de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

El virus no es muy contagioso y este caso "representa un riesgo muy bajo al público en general", dijo la doctora Anne Schuchat a la prensa.

Los CDC planean rastrear a los pasajeros que puedan haber estado en contacto estrecho con él durante sus viajes. Hasta ahora no se sabe cómo se ha infectado, dijo Schuchat.

Arabia Saudí ha sido el país más afectado por el brote de MERS que comenzó hace dos años. El virus se ha propagado entre trabajadores de la salud, sobre todo en cuatro instalaciones médicas en esa nación.

No se suministraron detalles sobre la actividad del estadounidense en Arabia Saudí ni si trató a pacientes de MERS.

En total, por lo menos 400 personas han padecido la enfermedad respiratoria y más de 100 han muerto. Todos estaban vinculados con el Oriente Medio o con gente que había viajado allí.

Los expertos advirtieron que era cuestión de tiempo antes de que el MERS se manifestara en Estados Unidos, tal como ocurrió en Europa y Asia.

"Dada la interconexión de nuestro mundo no se da el caso de que algo se quede en un sitio sin venir aquí", comentó el doctor W. Ian Lipkin, experto en MERS en la Universidad de Columbia.

El MERS pertenece a la familia del coronavirus que incluye el resfrío común y el SARS, síndrome respiratorio agudo, que causó unas 800 muertes en el mundo en 2003.

El virus del MERS se ha hallado en camellos, pero las autoridades no saben cómo se propaga a seres humanos. Puede pasar de persona a persona, pero se cree que solo en casos de estrecho contacto y no todos los expuestos al virus se enferman.

Sin embargo, parece ser inusualmente letal, ya que según algunos cálculos ha matado a casi un tercio de los enfermos. Es un porcentaje mucho mayor que la gripe regular u otras infecciones comunes, pero no es tan contagiosa como otras enfermedades. No hay vacuna ni cura ni tratamiento específico excepto para aliviar los síntomas.