Activistas sirios: Se retrasa evacuación en Homs

La prevista evacuación de combatientes de zonas de la ciudad de Homs controladas por los rebeldes se retrasó el sábado, dijeron activistas, a pesar de un alto el fuego en la tercera ciudad más grande de Siria.

Los rebeldes en la ciudad acordaron entregar las zonas el viernes, a cambio de un pasaje seguro a otras zonas controladas por la oposición.

El acuerdo se alcanzó después que un sitio por parte de las fuerzas del presidente sirio Bashar Assad sembró un hambre generalizada en las partes de la ciudad controladas por los rebeldes, que han sido golpeadas sin descanso por la artillería y los ataques aéreos del gobierno.

El activista local Samer al-Homsi y otros tres activistas dijeron que no estaba claro por qué las fuerzas sirias no estaban permitiendo que se fueran cientos de combatientes rebeldes en la primera fase de entrega.

Un activista en Homs dijo que los rebeldes estaban reuniendo a los combatientes heridos, por lo que éstos podrían abandonar la ciudad prioritariamente a partir del domingo.

Otros activistas en la misma ciudad dijeron creer que las demoras eran parte de un plan para permitir que fluyeran alimentos y ayuda a dos áreas sitiadas: una bloqueada por los propios rebeldes en la provincia norteña de Alepo, y otra por las fuerzas progubernamentales cerca de Homs.

Los activistas agregaron que un acuerdo de intercambio de prisioneros entre los rebeldes y las fuerzas de Assad en el centro y el norte de Siria también podría estar retrasando la evacuación.

Homs fue alguna vez conocida como la capital de la revolución siria por su férrea oposición al gobierno de Assad.

Mientras tanto, la televisión estatal informó el sábado que fuego rebelde de mortero dirigido contra un barrio controlado por el gobierno en Alepo mató al menos a 12 personas.

Activistas sirios dijeron que la cifra de muertos por el estallido de dos coches bomba en dos villas pequeñas de la provincia de Hama, aumentó a 23 muertos, incluidos 14 niños.

Rami Abdurrahman, del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo el sábado que es probable que se incremente la cifra. Los vehículos cargados de explosivos estallaron el viernes en las villas de Jadreen y Humayri, a 19 kilómetros una de la otra (11 millas). No quedó claro de inmediato si los dos ataques estuvieron coordinados.

Los ataques fueron reportados además el viernes por la televisión estatal siria.

Los rebeldes que buscan derrocar al presidente Bashar Assad han estado utilizando cada vez más vehículos cargados con explosivos, agregando otra dimensión sombría a una guerra que ha costado hasta ahora más de 150.000 vidas en los últimos tres años.