Golem mezcla tradición judía con rock

Golem es un ser mitológico judío, una especie de Frankestein que los rabinos más experimentados creaban con arcilla para que les ayudaran en sus labores. También es una banda de músicos que hace bailar al público sin importar si es en Nueva York, París o la Ciudad de México.

"Nosotros nos vemos musicalmente como esa especie de monstruo salvaje pero con un corazón muy bueno, un poco loco, y no muy cuidadosos con la música. No la vemos como si se tratara de un museo", dijo el jueves a The Associated Press la líder de la agrupación, Annette Ezekiel Kogan, en la capital mexicana.

El grupo interpreta música tradicional judía, conocida en Estados Unidos como "klezmer", que fusiona ritmos del este de Europa con melodías religiosas y música gitana. Por si no fuera suficiente, le suman un toque punk y otro tanto de rock.

La diversidad se refleja también en sus integrantes. Por ejemplo, los abuelos de Ezekiel son de Ucrania y Hungría y su padre es de Bagdad. Aaron Diskin, el vocalista, pasó parte de su infancia en Oaxaca, México, porque su padre era antropólogo y trabajaba en el país. Ahora viven todos en Nueva York y ensayan en Brooklyn.

Además de tocar el piano, el acordeón y cantar, Ezekiel habla francés, ruso, italiano y yidis, o ídish, el idioma de los judíos del este de Europa que también es conocido como judeoalemán. Golem ha incorporado esta lengua en sus cuatro discos, lanzados a lo largo de 14 años, como un "proyecto para mantenerlo vivo", dice Ezekiel.

La banda, completada por el violinista Jeremy Brown, el trompetista Cirtis Hasslebring, el bajista Taylor Bergren-Chrisman y el baterista Tim Monaghan, se presentará el sábado en el Festival Balagan en el auditorio Plaza Condesa de la capital, acompañada por acróbatas y bailarines.

Se trata de su segunda visita al país tras causar sensación en la edición previa del festival, que este año cuenta también con presentaciones de la Orquesta Pasatono de músicos mixtecos y Slavic Soul Party!, agrupación neoyorkina que usará el formato de soundsystem, cuyo equivalente latinoamericano serían los "sonideros".

México es un país con una gran comunidad judía que ha prosperado enormemente a nivel económico, por lo que una banda de músicos punk-rock rompe con el estereotipo que se tiene de los judíos ricos.

"Espero que los judíos mexicanos vengan a vernos y descubran nuestra música, creo que les gustaría", dijo Ezekiel. "Me sorprendió que la mayoría de nuestro público en el Festival Balagan del año pasado, creo, no era judío. Nuestro público regular en Nueva York está muy mezclado pero siempre hay una parte judía. Aquí era la primera vez en la que casi no había, tuvimos una recepción muy buena y creo que entendieron todo de nuestra música".

El nuevo álbum de la banda, "Tanz", será lanzado a nivel mundial el 13 de mayo por el sello mexicano Corasón Digital.

"Queríamos una buena disquera, sin importar de dónde viniera o cual fuera su nacionalidad", dijo Ezekiel sobre la decisión de lanzar su material con este sello. "Además es digital, digital está en todas partes, el mundo musical ya no es local".

Se trata de la primera producción en la que la mayoría de las canciones son de autoría de Ezekiel, a diferencia de las anteriores en las que quisieron rescatar piezas antiguas. La cantante dijo que se basó en gran parte en la experiencia de su esposo, quien emigró de Ucrania a Estados Unidos y con quien tiene dos hijos, al incorporarse a un nuevo país.

"Es la misma historia de mi abuelo repetida en una versión moderna y creo que esas historias se merecen sus propias canciones", dijo.

Una de las piezas destacadas es "Love You All the Time", la cual está llena de advertencias para no caer enfermo o tener accidentes.

"Se trata del amor judío y cómo se expresa", dijo Ezekiel. "Esa forma de preocuparte y de querer tanto a una persona que te imaginas que algo malo les va a pasar, porque es demasiado bueno para ser verdad, ¡así soy yo!", agregó entre risas.